El enfrentamiento entre el actual “Status” FIFA – UEFA y el proyecto Superliga no pasa tristemente por el aficionado, nosotros somos solo millones de millones de testigos que no contamos excepto a la hora de pagar por boletos en los estadios, por TV de paga, por streaming o por pay per view, el control del poder del futbol y la redistribución de los archi súper millones en juego son, sin duda, el motivo de este choque de trenes bala.

HABRÍA QUE CAMBIAR HASTA LOS SUEÑOS

Adiós a los sueños y las ilusiones de millones de aficionados locales en Europa, de esos que cada semana acuden a ”SU” estadio esperando, aunque casi nunca se cumpla, que ese equipo ponga cara a los grandes, la Superliga se robaría todo cambiando la forma y preferencia de ver el futbol – espectáculo, el riesgo está calculado, los que la rechazan ahora regresarían muy pronto aún con la avasalladora fuerza de tener que pagar extra en Estadios y en la TV de pay per view por ver a lo mejor de lo mejor, y más de lo mejor del futbol dejando a las ligas locales la apuesta por la emoción y sentimientos de lo que hoy llamamos “ligas de formación”, nadie podría retener a los estrellas emergentes, el nuevo mercado se lo llevaría a los llamados “20 Grandes”, Marcelo Bielsa lo describe bien: “Una de las razones por las que el futbol es el deporte más popular del mundo es porque los débiles aspiran a vencer a los grandes”.

La Superliga y su negocio, asesorado por la poderosa financiera JP Morgan, arrasaría con todo, desde las emociones y sentimientos de los equipos locales que no podrían aspirar casi a nada, aquí están los más de 500 clubes de todos los niveles en las primeras divisiones en toda Europa, la élite super exclusiva, sabedores de que estos 20 representan al mayor numero de fanáticos en todo el planeta, son hoy, sin duda, los equipos más populares del mundo ya no tendrían que jugar y ganar sus ligas para acceder a la Champions, hasta hoy la joya de la corona del futbol de Europa, esos 6 mil millones de Euros saldrán de los bolsillos de miles de millones de aficionados, los 20 acapararían casi todo el dinero en el mercado, aplastarían las competencias locales al formar un abismo inalcanzable.

LAS AMENAZAS DE FIFA Y UEFA

La llamada Superliga puso sobre la mesa su primera carta, los 20 Equipos más poderosos y populares con millones de millones de fans en todo el planeta que ya hoy pagan desde una transmisión de TV hasta una camiseta de su “súper equipo” por encima incluso de sus equipos locales, aquí mismo en México o en China se presumen como ropa elegante sus playeras originales de Real Madrid, Barsa, Bayern o Manchester. UEFA Y FIFA lanzan sus dardos categóricos, el equipo y el jugador que se sume a la Superliga no podría participar ni en Champions ni, ojo, jugar con sus Selecciones en el Mundial Qatar 2022, esto ha escalado hasta el poder político, por ejemplo, en Gran Bretaña el Primer Ministro Boris Johnson señaló: “hacer todo lo que sea posible para bloquear la participación” de los seis equipos ingleses.

Bayern Munich y Borussia Dortmund esperan para asumir postura oficial, el PSG de capital Qatarí ni siquiera es invitado, los accionistas del fondo de inversión dueño del PSG son socios de FIFA y Uefa, de entrada, en el Mundial Qatar 2022.

Redistribución del reparto post pandemia de los dineros que hoy controlan FIFA y UEFA pero con la tajada del león para los 20 poderosos que ahora lo serían más, nadie habla aún de los otros cientos de equipos de las ligas de Europa, la presencia del poderosísimo JP MORGAN garantizando la inversión es un aval de credibilidad, FIFA, UEFA y SUPERLIGA van a negociar estas posturas hoy polarizadas, nadie come lumbre, nadie se compra una pistola para dispararse en los pies aunque, bien visto, aquello del legendario “Cantar del Mío Cid”… “cosas veredes, Mío Cid que harán cantar a las piedras”… Así de fácil…