¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

El reciente anuncio del gobernador Jaime Rodríguez, “El Bronco”, quien dijo que analiza un subsidio como una alternativa al alza en la tarifa del transporte, no puede ser visto sino como una ocurrencia más de este Gobierno, pues ahora resulta que el ciudadano tendrá que subsidiar a los concesionarios.

Porque finalmente ese dinero saldría del pago de los impuestos de los regios. Si finalmente el mandatario decidiera entregar dicho subsidio, solo mitigaría un poco el deficiente servicio que prestan los transportistas, sin resolver el problema de fondo. Sin mencionar que se podría prestar a malos manejos en la Agencia Estatal del Transporte, que encabeza Jorge Longoria.

Basta con revisar el resultado de las cuentas públicas de 2016 y 2017 de la Auditoría Superior del Estado, que hace diversos señalamientos sobre el subsidio del Bono Preferente, mismo que no está llegando a quien en verdad lo necesita. Ahí son millones de pesos que no fueron solventados.

El subsidio es la manera más fácil de salir de la controversia generada por el incremento de la tarifa del transporte urbano.

¿Por qué no hacer un estudio real de cuántos kilómetros por litro consume una unidad? ¿Por qué no transparentar las ganancias reales de los concesionarios? Por alguna razón no se retiran del negocio.

Bernardo pasa a la ‘final’

El presidente del Concejo Municipal de Monterrey, Bernardo González, fue incluido en la lista final de 10 aspirantes al cargo de Fiscal General de la República presentada por la Junta de Coordinación Política del Senado y ratificada en el pleno de la Cámara Alta.

Será el presidente de la República quien deberá reducir a tres candidatos que serán puestos a consideración de los senadores. Aunque las posibilidades de llegar a la terna final de Bernardo son nulas, el haber llegado hasta esta instancia le permite ampliar su currículum para cuando busque su siguiente puesto, porque teniendo en cuenta su historial reciente, difícilmente se quedará tranquilo. Tan sólo en el último año, González ya fue procurador de Nuevo León, se apuntó como candidato a la Fiscalía estatal, fue nombrado Secretario de Seguridad en la entidad, se apuntó como aspirante al Concejo Municipal de Monterrey y fue nombrado presidente del órgano.

Lo preocupante es que no parece tomarse muy en serio sus encargos pues parece que apenas llega y ya le está apuntando al siguiente cargo y más delicado aún es que se trata de puestos de primer nivel relacionados con la seguridad, la justicia y el estado de derecho. ¿Cuál será su siguiente cargo?

¿Ciudades seguras?

En la última Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana correspondiente al mes de diciembre, la ciudad de San Pedro Garza García en Nuevo León volvió a colocarse como la de menor percepción de inseguridad con un porcentaje de 23.1 por ciento. Aunque se mantuvo en primer lugar en este listado, tuvo un ligero repunte respecto a septiembre, donde registró una percepción del 21.6 por ciento.

Pero en otras ciudades de la entidad, el aumento fue más significativo. En Santa Catarina por ejemplo, se pasó de un 49.9 por ciento a un 54.5 por ciento y en San Nicolás de los Garza de 34.2 a 44.8 por ciento de percepción de inseguridad.

De las ciudades evaluadas en la entidad, la de mayor percepción de inseguridad sigue siendo Guadalupe con un 62.3 por ciento.


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios