Se confirma por parte del Gobierno federal que se mantendrá el control de precios máximos para el gas LP y se seguirá otorgando el estímulo fiscal al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) para los combustibles, todo esto con la intención de afectar lo menos posible al bolsillo del consumidor en el corto plazo, porque ya las secuelas a largo plazo serán otra historia.

Pero, ahora, el gobierno encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador también pidió a los privados que participan en el sector de combustibles que le ‘bajen un poquito’ a sus precios.

El llamado lo hizo el titular de la Profeco Ricardo Sheffield, durante la conferencia mañanera del día de ayer en Palacio Nacional y el mensaje estuvo dirigido a los importadores y productores.

No se espera que realmente haya una respuesta oficial por parte de los participantes privados en el sector, pero sí habría que tomar en cuenta que la relación entre el actual gobierno y los empresarios energéticos en general no es la mejor. Y en particular en el caso de quienes tienen intereses en el rubro de combustibles las diferencias son incluso mayores, nos comentan.

Habría que ver si esa solicitud de cooperación también viene acompañada de una oportunidad para mejorar la relación de los particulares con el gobierno y con los reguladores del sector.

Dos Bocas, bajan el volumen

Tanto el Ejecutivo federal como la Secretaría de Energía, que encabeza Rocío Nahle, parecen haber decidido bajar el volumen, por decirlo de cierta manera, respecto a la próxima inauguración de la Refinería Olmeca en Dos Bocas, Tabasco, programada para dentro de 10 días.

Salvo una reunión que sostuvo ayer el presidente López Obrador con empresarios surcoreanos que participan en la obra, y algunos tuits de la titular de la Sener, nos hacen ver que el gobierno ha intentado dejar en un segundo plano lo relacionado a la refinería a pesar de la proximidad del acto oficial. Muy diferente, por ejemplo, a lo que se percibía previo a la inauguración del Aeropuerto Felipe Ángeles.

Se sabe de antemano que la obra no estará terminada al 100 por ciento, ni la refinería operativa, pero tampoco se descarta que en las próximas semanas comience a salir más información de algunos conflictos como la falta de pago a proveedores y contratistas. Atentos.