¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Para que prevalezca un Estado democrático los entes que la componen, específicamente la administración pública, deben conducirse bajo los principios de transparencia y rendición de cuentas. Desde el inicio de esta administración, la Secretaría de la Función Pública ha reforzado su labor de vigilancia del uso adecuado y transparente de los recursos públicos. Con esta finalidad, realiza auditorías a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal y fiscaliza los recursos federales que reciben las entidades federativas y municipios.

En este sentido, las auditorías en el ámbito gubernamental son una herramienta que contribuye a detectar prácticas contrarias al marco jurídico. Su finalidad es identificar actos irregulares que generen un daño o perjuicio a la administración pública y a la sociedad misma, para que estos sean investigados y sancionados por las autoridades competentes.

Con las disposiciones legales que se diseñaron entre el gobierno y la sociedad para crear el Sistema Nacional Anticorrupción, la labor de auditoría que realiza la Secretaría de la Función Pública cobró relevancia, especialmente en el marco del Sistema Nacional de Fiscalización.

En cumplimiento de sus atribuciones, y en el marco de este Sistema, la Secretaría de la Función Pública elaboró una política general de auditoría para homologar esta práctica entre las áreas centrales de la propia Dependencia y los Órganos Internos de Control de la Administración Pública Federal, con la finalidad de contribuir a que la revisión del uso de los recursos públicos se realice de manera más ordenada, sistemática e integral.

En este contexto, la Secretaría de la Función Pública, por primera ocasión, ha desarrollado trabajos para integrar el Plan Anual de Auditorías 2018 de las distintas áreas responsables de dicha función. Este Plan contempla la realización de 2 mil 100 auditorías, de las cuales aproximadamente el 69 por ciento serán efectuadas por los Órganos Internos de Control. Asimismo, de este universo de auditorías se tiene programado realizar 224 a recursos federales transferidos a las entidades federativas y municipios.

Acorde con el Sistema Nacional de Fiscalización, para la integración de este Plan se trabaja de manera coordinada en el intercambio de información con la Auditoría Superior de la Federación y los Órganos Estatales de Control, con la finalidad de privilegiar la ampliación de la cobertura y evitar duplicidades y omisiones en las auditorías que se realizarán el próximo año.

Durante 2018 la Secretaría de la Función Pública continuará dando cumplimiento a esta función y a su compromiso con la sociedad mexicana para detectar y, en su caso, sancionar las irregularidades en el ejercicio de los recursos públicos a través de las auditorías que realiza. Consolidar un gobierno íntegro, transparente y que rinda cuentas a la sociedad es la tarea y el compromiso de esta Dependencia.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas
Comentarios