El ser desde que es humano busca contender. En la batalla por superar obstáculos que le incluyen a sí mismo, procura competir contra todo y todos. El deporte surgió por esa necesidad natural, pero con la salvedad de que sería de manera ética y honesta, con un juego limpio. Los nuevos escenarios del ecosistema digital generan nuevas arenas donde la lucha puede tornarse encarnizada por un objetivo primordial, arrebatar audiencias. La limpieza en esta ‘liga’ está por verse.

El martes 13 no fue terrorífico, pero sí interesante para el comercio televisivo, porque estas dos compañías informaron su nueva operación conjunta, el lanzamiento de una nueva empresa que hasta el momento sólo lleva sus nombres Televisa-Univisión, pero podrían ponerle en breve un naming o apelativo comercial, en la que también aparecen como socios estratégicos Softbank y el gigante supremo del mundo digital Google.

NUEVA EMPRESA

Por la tarde rezumbó el asunto en la red más dura de todas las sociales, Twitter. Luego de que Grupo Televisa difundiera el lanzamiento en un comunicado oficial:

“Televisa y Univisión combinan activos en materia de contenidos en una transacción que crea el grupo mediático en habla hispana más relevante del mundo”, reza el titular kilométrico del documento adjunto en el post, en tres hojas PDF con el membrete de la televisora mexicana.

A grandes rasgos se anuncia que se crea una nueva empresa, no alianza, que esa ya existía desde la mitad del siglo pasado (presumen en la misiva más de 60 años). Incluso, controlan el 36 por ciento de la matriz de su homóloga nativa de Estados Unidos.

nada tiene que ver la fusión denominada TUDN –contracción de Televisa Univisión Deportes Network– que apareció a manera de prólogo de este asunto en 2019, con la suma de las estructuras de generación de contenidos deportivos de ambos sellos comerciales.

Ahora se trata de una nueva unidad de negocio dedicada a la producción y distribución de contenidos en español, el que justamente se dividen por separado desde hace décadas en México y Estados Unidos.

“Contará con la biblioteca de contenidos y propiedad intelectual más grande del mundo de habla hispana”, menciona el comunicado, que además se da el tiempo de recurrir a la retórica deportiva: “tendrá el respaldo de jugadores  de reconocido prestigio internacional”.

EL ESTILO DE JUEGO

El anuncio contiene detalles de los objetivos que persiguen.

“Tendrá la infraestructura y los recursos para llevar contenidos en español a todos los rincones del planeta y atender a la creciente población hispana”.

Va más allá en el mensaje público:

Grupo Televisa mantiene la titularidad de las concesiones de radiodifusión en México y los negocios de telecomunicaciones, entre otros”.

Y es que hay un detalle clave en todo esto, la participación del 45 por ciento en las acciones de esta empresa para Televisa, es decir, el socio mayoritario y mandamás, según revela el propio informe corporativo.

En este aspecto cambia un poco de lo que sucedió en el plano menor con las estructuras de información deportiva, donde la voz de mando viene de Univisión, que tomó las decisiones de estructurar su personal y que inició con aquel despido masivo de gente que trabajaba para la empresa del logo naranja en México.

También incluye el desglose: una suma de activos en materia de producción y distribución de los contenidos que ambas empresas ya tienen, como TV abierta, de paga, web digital y transmisiones por internet, para la conformación de lo que llaman un “ecosistema paralelo” para cubrir las necesidades informativas de un mercado potencial de unos 600 millones de hispanoparlantes, de los cuales 128 millones son mexicanos y 61 millones son hispanos que viven sobre suelo estadounidense.

Exponen que desde ahora Televisa-Univisión –que con un trabajo de arquitectura básica de naming más adelante podría tornarse publicitariamente como ‘TeUní’–.

“Combinar los activos en contenidos de Televisa y Univisión había sido un sueño. que no se había consolidado. Hasta ahora (…) Seremos una empresa global”, expresa Emilio Azcárraga Jean, presidente ejecutivo del Consejo de Administración de Televisa, en el mensaje a medios.

LOS JUGADORES

Estos personajes vienen en el paquete de respaldos:

Softbank no es un banco. Es el fondo japonés de tecnología con mayor proyección en el mundo, es un nuevo unicornio, es decir, une empresa emergente valuada en mil millones de dólares.

Google, la empresa de tecnología más grande que existe.

The Raine Group, un de los bancos de inversión con mayor especialización en cuestiones tecnológicas.

ForgeLight, el fondo de inversión liderado por Wade Davis.

Televisa ya tiene por sí misma además de TUDN y Blim otros elementos en su alineación que se incorporarán estratégicamente al ataque en la línea de telecomunicaciones, como son Sky, Izzi y Bestel, más Play City en el rubro de las apuestas deportivas, Editorial Televisa en la generación de contenidos multiplataforma, y la mejor locación posible como escenario de los grandes eventos, como es el Estadio Azteca.

LOS DINEROS

Televisa-Univisión será una empresa que alcance ventas conjuntas estimadas de 4 mil 800 millones de dólares, con un Ebita de mil 600 millones de billetes verdes , con un margen mayor al 40 por ciento  de post-sinergias derivadas de la integración.

LOS ADVERSARIOS

Lo que busca este nuevo equipo es competir en el mercado de los contenidos que ellos engloban en tres círculos: noticioso, informativo y cultural, en los que el deporte es parte medular en esos tres ejes.

En el siglo actual, Televisa simplemente dejó de competir ante a vorágine del ecosistema digital, donde no se ha podido sumar a pesar de sus diferentes intentos.

Hay un sustento importante que en esta nueva propuesta puede funcionar, nadie como Televisa para aportar una biblioteca de testimonios de la historia de la televisión mexicana, que a su vez es un reflejo del acontecer del país en el último medio siglo. Aportarán una ‘librería’ de más de 300 mil horas de contenidos.

Sin embargo, ingresa a una cancha donde los rivales no son cualquier cosa: Netflix, Disney Plus y OTTs.

OTT significa over-the-top, que puede interpretarse como ‘pasarse por alto’ o usar las redes públicas de Internet sin un proveedor intermediario,

Como OTTs están los servicios y plataformas que ayudan a distribuir contenido de video, de películas o de televisión a través de Internet y que no dependen de los sistemas tradicionales de distribución de contenido, como la televisión o la telefonía. Ejemplos de OTT en telefonía son WhatsApp o Skype. En OTT TV la más clara muestra es Netflix. En una OTT el usuario ve lo que quiere cuando quiere.

Debes recordar que streaming es la tecnología que permite ver y oír contenidos que se transmiten desde internet u otra red sin tener que descargar previamente los datos.

Televisa-Univisión deberá justamente competir con eso y contra los que ya lo hacen y le llevan una enorme ventaja.

Un sueño dorado que persiguen es que sus contenidos deportivos compitan contra un líder mundial como ESPN, primero como TDN y luego como TUDN, lo que no han logrado porque siguen como un proveedor mediático tradicional.

Al anunciarse esta nueva empresa, las acciones en la bolsa para Televisa tuvieron un alza del 25 por ciento.

El desafío es muy grande. Por ahora, Televisa se ha quedado anclada en una butaca viendo como Claro Sports y Marca Claro, de Carlos Slim, les come el mandado al tener los derechos de tres Juegos Olímpicos, desde Río 2016, incluidos los que vienen con su pandémica postergación de Tokio, cuya marca es Tokyo 2020, y hasta París 2024. Para el magno evento en Japón pudo negociar una rebanada del pastel para transmitir en televisión abierta junto con TV Azteca solamente en México, pero nada de su exclusividad en 17 países de América Latina en señal televisiva digital y de paga.

Así que la expectativa es mucha. Con hechos, más que con comunicados se verá si en un tiempo razonable, es decir, al menos a mediano plazo, estas televisoras aliadas pueden lograr publicar un reporte como nuevo atleta del espectro salta a la cancha al menos para competir y decirle por fin al fan televidente de habla hispana: ¡eureka, TeUNÍ!

¿Quién es Héctor Quispe?

Periodista y consultor. Dirige CID Consultoría, casa de soluciones en cifras y contenidos enfocados en el fan y su identidad; es MBA en Dirección y Gestión de Entidades Deportivas, por la Universidad Europea de Madrid; tiene la especialidad de Periodismo Deportivo, por el Programa Prensa y Democracia de la Universidad Iberoamericana. Coordina el Diplomado de Periodismo Deportivo Digital en la Escuela Carlos Septién García, y da clases en el de Marketing and Communication for Sports Brands, en la Universidad Anáhuac. Su análisis es consultado por diferentes medios en torno a negocios y deporte: Red Forbes, MedioTiempo, Expansión, El País, Fox News, Telemundo, Foro TV y TUDN, entre otros, además de que funge como Senior Editor en el diario AM de Querétaro desde noviembre de 2020. Es coautor del libro “Cómo hacer Periodismo Deportivo. Una visión Iberoamericana”, y publica esta columna cada jueves en la multiplataforma de Reporte Índigo.