La casa de tus sueños está ahí. Con su piso del color que quieras, las ventanas y el espacio para todas tus necesidades.

Todo mundo al que le preguntes te dirá que esto es falso, pero hoy puedo decirte con conocimiento del mundo de los bienes raíces que es el momento idóneo para adquirir una vivienda. La casa que siempre has soñado para dejar de pagar renta y tener un patrimonio para ti y tu familia.

Es un sueño generalizado que podamos tener un terreno propio y una casa habitación para poder vivir, y que en vez de que paguemos renta a un dueño, mejor lo destinemos a invertir en algo propio.

Yo creo que hoy es más fácil que en muchas otras épocas porque los bancos tienen que colocar cientos de miles de créditos, ya sea inmobiliarios o préstamos personales. Es el momento en que las instituciones bancarias, sean nacionales o extranjeras, requieren colocar estos préstamos a como dé lugar.

He tenido reuniones últimamente con tres bancos que están en México, algunos de ellos de origen español. Uno de los representantes de ellos, me dice que están colocando más de 25 mil créditos hipotecarios.

En los siguientes meses, nada más alrededor de 110 mil millones de pesos tiene que colocar uno sólo de estos bancos entre el público mexicano que está ávido de hacerse de un patrimonio familiar.

Tú puedes ser parte de ese grupo de personas que está a nada de recibir un crédito. Pero es importante que consideres todas las opciones, entre éstas hacerte de un capital y moverte para conseguir la propiedad de tus sueños. Y quizás no sea la mansión soñada, pero sí una vivienda que cumpla con todas tus necesidades y las de tu familia.

¿Con esto qué te estoy diciendo? Identifica que los bancos tienen bastante liquidez y la necesidad de prestar el dinero. Entonces, este primer indicio te puede llevar a que investigues más acerca de los montos a los que puedes ser candidato. Revisa los que más puedas. Ve a todos los bancos que puedas y escucha las posibilidades.

Insisto: revisa todas las ofertas. Escucha.

Quizás uno de estos bancos te ofrezca un préstamo hipotecario y con ese monto puedes dar un enganche para un departamento. Existen préstamos personales también. Explora esta otra opción.

Los bancos necesitan colocar ambos tipos de préstamos. Si tienes la oportunidad de tener un capital, mucho mejor. Quizás es momento de deshacerte de un bien material para solicitar menos dinero. A lo mejor, en vez de requerir cuatro millones puedes solicitar solo 3.5 millones de pesos.

Yo siempre digo que hay que encontrar el “cómo sí”. Todo es posible y todos podemos tener la posibilidad. Lo más importante es revisar las opciones y atrevernos.

Y si lo que quieres escuchar es que es muy difícil hacerlo, consulta a casi cualquier otra persona. En este espacio lo que encontrarás es que estás en el mejor momento para adquirir la casa de tus sueños. Punto.