¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Hace algunos días, el 10 de enero para ser exactos, el coordinador de los diputados federales panistas, Víctor Pérez, envió una carta al director de Pemex, Octavio Romero (la cual tiene sello de recibido del día 14 de enero).

Le solicitaba un reporte con cifras reales del abastecimiento de diesel y gasolina para el estado de Nuevo León, con el fin de prevenir e informar a la población y, sobre todo, para evitar con tiempo que el problema escalara a mayores niveles.

Precisamente en esos días ya se comenzaba a reportar que había desabasto de combustible premium en algunas gasolineras de la entidad, aunque el suministro de magna continuaba de manera normal, pero ya se empezaban a percibir los primeros síntomas que podrían derivar en una contingencia.

La carta concluye con la advertencia de que una crisis en el suministro podría derivar en un impacto de gran escala debido a la gran actividad económica e industrial en la entidad, por lo que Pérez consideraba fundamental tranquilizar a los ciudadanos con información y acciones oportunas.

Por lo visto en las últimas horas, no se cumplió con el objetivo de tranquilizar a los neoleoneses. Y lo que es peor, las autoridades locales están cayendo en el mismo error de sus homólogos de otros estados: minimizar la crisis al inicio, hasta que después los golpee la realidad.

Amenazan con colapso

La telenovela que se vive en Nuevo León por la posible alza en el transporte público vivió un nuevo episodio. Esta vez con los transportistas pintando un futuro cada vez más negro para la entidad en caso de que no se apruebe el aumento a las tarifas.

Después de negarse a reunirse con el secretario General de Gobierno, Manuel González, y de Desarrollo Sustentable, Manuel Vital, porque quieren ser recibidos directamente por el gobernador, advirtieron que es cuestión de días para que el sistema de transporte público colapse por el déficit millonario que arrastran.

Aseguran que ante la ‘crisis’ que viven, los empresarios han tenido que sacar alrededor de 500 unidades de circulación y que otras mil podrían ser reclamadas por las agencias de vehículos por falta de pago, por lo que tendrían que empezar a tomar medidas más drásticas como racionalizar el servicio.

Una pregunta, si les va tan mal como dicen ¿por qué se aferran al negocio?

Se ponen de acuerdo en Morena

En Morena por fin se pusieron de acuerdo para concretar los temas en su agenda mínima legislativa para el Segundo Periodo Ordinario del Primer Año Legislativo, aunque la fractura al interior del grupo parlamentario fue evidente.

Después de que todas las bancadas habían ya entregado su agenda, la de Morena será la última, pues apenas hoy la harán pública.

Lo cierto es que el coordinador, Ramiro González, batalló para poner un control entre sus diputados, quienes mantienen conflicto no sólo con el líder de la bancada sino también entre ellos mismos.

Uno de los temas controvertidos que podría incluirse sería el impulso de la despenalización del aborto en Nuevo León, a pesar de la resistencia del diputado conservador de esta bancada, Carlos Leal Segovia, quien en más de una ocasión, nos comentan, ha gritado y ha amenazado para que no entre en la agenda.

¿De verdad perdería tanto la bancada morenista si se confirmara la salida de Leal Segovia?


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios