Hoy es el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y mientras usted, querido lector, está leyendo este texto, una mujer, o quizá dos, habrán sido violentadas, una de ellas podría estar en riesgo de perder la vida sino es que la pierde, sumándose a la lamentable cifra de feminicidios.

La violencia contra nosotras las mujeres, por desgracia, no se detiene. Cada día nos asesinan a más por el simple hecho de ser mujeres, como si ser mujer fuera un delito o, peor aún, como si fuera un castigo.

Por desgracia no solo enfrentamos la violencia en nuestras casas, en las escuelas, en las calles, en el trabajo, en los centros religiosos, también sucede en las redes sociales.

La violencia contra niñas, adolescentes, jóvenes o mujeres adultas se acentúa más en nuestra sociedad debido a que las prácticas machistas, misóginas y patriarcales siguen siendo permanentes. Todavía nos falta un largo camino para lograr una masculinidad consciente y afectiva, en la cual la igualdad y la equidad no sean solo un discurso sino una realidad.

En este día quiero centrarme en la violencia en las redes sociales, esa violencia digital que cada día crece, tiene más víctimas y muchas de ellas terminan desaparecidas o, peor aún, asesinadas.

Miles de hombres han hecho de las redes sociales su mejor aliado para cometer delitos, como la pornografía infantil, trata de personas, turismo sexual infantil, ciberacoso, desaparición forzada, secuestro o feminicidio, entre otros.

En México, 11 mujeres son asesinadas cada día, es decir, 11 feminicidios; entre 2020 y 2021, 416 mujeres fueron víctimas de secuestro; otras 957 se reportaron como víctimas de trata; el año pasado se rompió el máximo histórico en delitos de violación, al acumular 21 mil 188 denuncias, que es 28 por ciento más que en 2020 (16 mil 544), según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

El 2021 fue el año con más feminicidios en la historia de México: mil seis, sumados a los dos mil 747 asesinatos de mujeres registrados como homicidios dolosos.

La violencia intrafamiliar está por las nubes debido a la pandemia por COVID-19 y a la falta de políticas públicas en favor de la mujer, el recorte presupuestal a los refugios para mujeres violentadas y a la falta de interés del régimen, quien se ha negado a escuchar sus demandas y en lugar de buscar el diálogo ha preferido construir murallas metálicas alrededor de Palacio Nacional.

Los meses de mayo y agosto de 2021 fueron los máximos históricos en los delitos de violencia familiar: 23 mil 908 denuncias, de las cuales 109 terminaron en feminicidios, según el SESNSP.

Termino como comencé: hoy es el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y, como nunca, no solo hago votos para que ni una mujer, niña, joven o adolescente la padezca sino que sostengo mi compromiso de seguir trabajando porque ninguna de nosotras seamos víctimas de este mal que tanto lástima y aqueja a nuestro querido México.