Las últimas 10 vueltas del GP de Detroit de la Serie Indy fueron frenéticas, con 6 pilotos peleando pódium repartiendo los tres primeros lugares y, ¿por qué no? Hasta recibir la de cuadros con el primer lugar, Pato O’Ward llevó al límite su Mc LarenChevrolet, pasando al lado de las bardas en este circuito callejero de la “Belle Isle”, aprovechándose también de las banderas amarillas con las que nadie puede rebasar para comprimir distancias y atacar en el momento justo. “No puedes dudar en esta pista, hay que atacarla” había comentado Pato después de la carrera del sábado en este mismo circuito en el que se disputaron dos carreras en un mismo fin de semana.

AGRESIVIDAD NATURAL

El “Orgullo de Monterrey” había arrancado en la posición 16, sabedor de la dificultad de rodar en circuitos callejeros de la mitad de la tabla hacia abajo. Pato O’Ward atacó desde esa misma arrancada y en unas cuantas vueltas remontó hasta la décima posición, manteniéndose en ese segundo grupo esperando las oportunidades para seguir escalando posiciones, nada fácil con estos autos Indy, siempre tan potentes y muy parejos con hasta 10 autos listos para ganar cada carrera.

EL ATAQUE FINAL

Sabedor de que su equipo Arrow Mc Laren SP Chevrolet había logrado el mejor “setting” (motorsuspensión-aerodinámica) de todos los competidores, la oportunidad llegó en la vuelta 63 de las 70 pactadas. Romain Grosojean, el ex F1 que se salvó hace unos meses de quemarse en el GP de Baréin gracias al auxilio de uno de los oficiales de pista que literalmente lo sacó de entre las llamas, detuvo su auto al aparecer fuego en la zona del motor, lo que obligó a una bandera amarilla en lo que retiraban el auto del francés. Al terminar ésta y liberar a la jauría, Pato ataca de inmediato rebasando al Rahal-Letterman de Graham Rahal y al Gannasi Honda del español Alex Palau para robarles el segundo lugar, solo detrás del Penske-Chevrolet de Josef Newgarden que, hasta ese momento, era líder prácticamente desde la arrancada. Pato lo ataca en una maniobra arriesgadísima a falta de 3 vueltas, los autos se tocan, pero nada que reclamar ni lamentar, Patricio O’Ward sostiene su liderato hasta recibir la bandera a cuadros.

VENÍA COMO UN TREN

Al final, y mientras Pato festejaba su segundo triunfo en esta temporada, Josef Newgarden comentaba: “Lo vi en los espejos venir como un tren, no pude hacer nada para sostener mi liderato, esta tarde nadie paraba a Pato”.

Patricio O’Ward es hoy el líder del campeonato con un solo punto de ventaja sobre Alex Palau (Gannasi Racing) y 33 sobre Scott Dixon (Gannasi Racing) después de 7 fechas que han visto 6 diferentes ganadores. Solo uno de ellos, Pato, ha ganado dos veces en esta muy competida temporada.

La campaña está llegando a la mitad, no hay forma de relajarse cuando restan aún 9 carreras. La escudería Mc Laren Racing Indy (son algo así como los primos de Mc Laren F1) ahora están más que seguros que no se equivocaron al elegir a Patricio como su piloto hace un año. Van a pelear con poderosas armas por el título 2021, paso a paso, carrera tras carrera lo tienen todo, un gran auto, gran equipo y un gran piloto… así de fácil.