El mundo necesita héroes, muchos héroes. Hay en el horizonte muchos retos por vencer: además de la pandemia, están el calentamiento global, las migraciones en todo el mundo y un avance tecnológico y científico que amenaza millones de empleos e, incluso, el propio futuro de la humanidad.

Por eso todos debemos y podemos convertirnos en héroes sin capa que, cada uno en su propia trinchera, dé lo mejor de sí para cambiar al mundo.

Pero –afortunadamente– no soy el único loco que piensa así. La historia que ahora les cuento es de otro de esos locos.

Llegó a México hace más de 20 años por una pizca de suerte. Los estudios le dieron la oportunidad de viajar y conocer el potencial del país, de su gente y su cultura.

“Era bastante incierto lo que iba a ser este viaje”, cuenta Vincent Speranza, sin saber que en México encontraría su misión de vida y que ya no regresaría a su natal Francia. La invitación de Fernando Fabre a participar en la organización Endeavor fue la mezcla perfecta entre trabajo y pasión.

El espíritu emprendedor de Vincent hizo clic con el propósito de Endeavor: cambiar a México a través del emprendimiento.

En 2016, después de 10 años, Vincent se convirtió en director general de Endeavor. Se encontró con una organización que parecía perder el rumbo y decidió tomar decisiones drásticas para cambiar las reglas y reinventar la manera de hacer las cosas. Enfrentó su miedo a equivocarse y hoy puede decir satisfecho que Endeavor ha sido parte del surgimiento de nuevos unicornios, empresas privadas con valor de más de mil millones de dólares.

Para él, seguir siendo la organización líder en emprendimiento pasaba por sacudir todo y provocar el cambio. “Lo que te hizo exitoso en el pasado no es lo que necesariamente te va a llevar al éxito en el futuro.”

Fue un momento difícil, de crisis, de incomprensión, que vivió muy solo. “Hubo mucho desgaste físico y anímico, pero era necesario para crear un nuevo punto de inflexión para Endeavor. Muchos no entendían lo que estaba haciendo”, recuerda.

Hoy, la nueva misión de Vincent es llevar el emprendimiento a cada rincón del país, democratizar el acceso a recursos financieros y herramientas para que no sólo sectores privilegiados puedan emprender. Él tiene claro que ayudar al surgimiento de más héroes emprendedores será fundamental para cambiar a México.

Es momento, dice, de crear una plataforma que soporte una idea, un proyecto de emprendimiento, sin importar la ciudad, comunidad, estudios académicos, recursos económicos o experiencia de las personas.

Para Vincent, los momentos de incertidumbre son los mejores para emprender, si tienes claro cuál es tu propósito y te mantienes fiel a él.

Por eso necesitamos más emprendedores, asegura. Porque los emprendedores son héroes sin capa, “es gente que en México no le hemos atribuido el suficiente respeto”, son quienes encabezan la transformación y ayudan a reactivar la economía en tiempos difíciles. “Se vale soñar en grande, se vale que te tachen de loco, y si no, no estás pensando lo suficientemente grande.”

Genaro Mejía es periodista digital y de negocios con más de 20 años de experiencia y LinkedIn Top Voices 2019