Hugo Ruiz, presidente de GS1 México y actual director de Logística y Atención al Cliente de Colgate-Palmolive

La historia del ‘Ogro ruin’

Corrió a los empleados ‘viejitos’ y contrató a puros jóvenes. Había sido nombrado director de Tecnologías de la Información en Colgate-Palmolive y se encontró con una estructura que le pareció obsoleta. “Yo era un chavito, un Boomer Millennial, el que sabía todo, conocía todo, el sacalepunta”, recuerda Hugo Ruiz, presidente de GS1 México y actual […]

Corrió a los empleados ‘viejitos’ y contrató a puros jóvenes. Había sido nombrado director de Tecnologías de la Información en Colgate-Palmolive y se encontró con una estructura que le pareció obsoleta.

“Yo era un chavito, un Boomer Millennial, el que sabía todo, conocía todo, el sacalepunta”, recuerda Hugo Ruiz, presidente de GS1 México y actual director de Logística y Atención al Cliente de Colgate-Palmolive.

Para lograr la transformación digital de la empresa, pensó que todo lo que había en el área no servía y que tenía que comenzar de cero.

Pero sus planes no salieron como esperaba. Su jefe lo paró en seco y le puso una regañiza: “No puedes comenzar de la nada ningún proyecto, no puedes desaprovechar el talento y experiencia de la gente en tu plan de construir el futuro. Es el peor error que puedes cometer.”

Regresó a su casa llorando. Los días siguientes tuvo que recular, pedirle perdón a la gente que ya había despedido y ofrecerles que se quedaran en la empresa.

Fue una gran lección para Hugo que, hasta entonces, se había distinguido como un jefe al que solo le importaba llegar a los resultados, sin tomar en cuenta a las personas. Por eso, la gente le decía ‘Ogro Ruin’.

“Era el clásico jefe cascarrabias”, reconoce en entrevista para el podcast Fábrica de Líderes.

A lo largo del tiempo, en su camino en el mundo corporativo y aprendiendo de sus diferentes jefes y equipos, Hugo vivió una transición.

“Ahora me preocupan más las personas que los resultados porque yo sé que sí me preocupo por las personas voy a lograr los resultados”, dice el presidente de GS1, una organización privada dedicada a la elaboración y aplicación de estándares y soluciones globales para ayudar a las empresas de todos los tamaños a ser más eficientes y exitosas. Uno de sus productos clave es el código de barras.

Hugo nos comparte siete acciones para pasar del jefe ogro al líder inspirador:

  1. Habla menos y escucha más a tu equipo para saber cómo piensan y cuáles son sus necesidades
  2. En lugar de sermonear, mejor sé un ejemplo a seguir, actuando de forma ética y profesional
  3. Sé humilde: reconoce que no lo sabes todo, que no eres perfecto y que cometes errores
  4. Acepta la incertidumbre que existe en el mundo actual y acepta que no tienes el control de todo
  5. Hay que ser resiliente: si te caes, hay que aprender del error y volverte a levantar
  6. Entiende tus emociones profundas, mantente en contacto con ellas y aprende lo que tienen que decirte
  7. Muéstrate tal cual eres: como un humano de carne y hueso y, por lo tanto, vulnerable

Aprender esto no ha sido fácil. “Esto lo he aprendido a través del tiempo, a través de que me caí… He cometido muchos errores y he tenido que reconocer que la regué”.

Hoy, Hugo evolucionó y es un líder más humano, más orientado a ser un coach a quien le gusta compartir sus conocimientos a las nuevas generaciones. Sabe que los fracasos y errores seguirán, pero él seguirá aprendiendo con humildad de esas experiencias.

“Si uno se cae hay que volverse a levantar, y para adelante, y no culpar a nadie más que a uno, y ver qué hacemos distinto para que no suceda de nuevo.”

Genaro Mejía es periodista digital y de negocios con más de 20 años de experiencia y LinkedIn Top Voices 2019

Te puede interesar

Bar Emprende

Crecer sin perderte

Dicen que crecer duele, pero cuando estás creciendo también puedes perderte. Agarras tal velocidad que la brújula se desvía, es decir, dejas de ver el por qué y el para qué haces lo que haces. Lo mismo pasa en los negocios: cuando crecen mucho o muy rápido les puede pasar que se pierdan y dejen […]

Bar Emprende

Innovación no se pelea con tradición

Se quedó viuda con cuatro hijos que cuidar. Era el año de 1972, en Pachuca, Hidalgo, y doña Lucina hizo de todo para sacar adelante a su familia. Fue conserje de una escuela, vendió de calle en calle, limpió casas… Un buen día, con el apuro económico encima, empezó a hacer pasteles, postres y pastes. […]