El alza en los precios del gas LP y la falta de competitividad en el sector obedece a múltiples factores, pero un ente que ha tenido un peso específico para ahondar en esta problemática ha sido la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Ya sea por omisión o incluso por complicidad, la CRE no ha otorgado permisos para abrir nuevas plantas o para que nuevos distribuidores entren al mercado. Si de por sí ya se arrastraba una carencia de infraestructura y la presencia de monopolios, los pocos permisos que ha otorgado la Comisión esta administración ha agravado la situación. Solo para entender el panorama, tan solo del año pasado a la fecha, la diferencia de permisos que da la CRE para la cadena de suministro de gas LP, ya sea de almacenamiento, transporte o distribución, solo ha sido de 12, pasando de 6 mil 540 a 6 mil 552.

Para contrastar, en el último año completo de la administración de Enrique Peña Nieto (2017) al primero de Andrés Manuel López Obrador (2018) la CRE otorgó 398 permisos más, pasando de 5 mil 649 a 6 mil 47.

Como se ha adelantado en este espacio, la burocracia o las motivaciones políticas de la CRE a la hora de expedir permisos para el sector energético no han hecho más que frenar la competencia para beneficiar a las empresas como Pemex y CFE, afectando al consumidor final.

Los excluyen de revisión

La exclusión de representantes de Nuevo León y de Jalisco en las mesas de trabajo para la actualización de la Norma Oficial Mexicana 016 sobre las especificaciones de la calidad de las gasolinas volvió a provocar la inconformidad del Gobierno neoleonés que, a través del secretario de Desarrollo Sustentable de la entidad, Manuel Vital insistió el día de ayer en ser incluido en la negociación.

La Comisión Reguladora de Energía, de manera inexplicable, no ha incluido a las autoridades de las zonas metropolitanas de Monterrey y de Guadalajara en la revisión de la norma emitida en 2016, esto a pesar, también, de los exhortos que diversos legisladores neoleoneses han hecho a la Comisión, que, nuevamente, parece actuar arbitrariamente sin tomar en cuenta a los involucrados.