El proyecto del Gobierno federal para crear la empresa estatal Gas Bienestar, que presumiblemente iniciará operaciones en dos meses, no deja de generar múltiples dudas sobre su arranque y su posterior funcionamiento. De hecho, además de los anuncios hechos en las “mañaneras”, no hay prácticamente información del estatus o el avance en el que se encuentra.

Y como suele pasar ante la falta de información, se llenan los espacios con la desinformación o la especulación, un ejemplo de esto es la supuesta filtración de que la empresa comenzaría operaciones a partir del 1 de agosto en Salina Cruz, Oaxaca, lo que posteriormente fue desmentido. Sin fecha oficial, se espera que en septiembre comience a operar en la alcaldía Iztapalapa en Ciudad de México.

Es cierto que el aumento descontrolado en los precios del Gas LP tiene que ser revisado y atendido, sin embargo, tampoco queda claro que una intervención del Estado en este sentido sea la mejor opción. De hecho, la bancada del PRI en la Cámara de Diputados ya solicitó un informe a la Secretaría de Energía y a la Profeco sobre la repercusión y los beneficios de invertir en infraestructura para que el Estado venda Gas LP al menudeo; mientras que algunos analistas comienzan a advertir sobre posibles secuelas negativas en el mercado y para la inversión. Persisten las interrogantes.

Avanzan investigaciones por contrabando

Tras reforzar la vigilancia de las aduanas del país a fin de reducir prácticas como el contrabando e importación ilegal de combustibles, la autoridad federal ya inició acciones legales en contra de algunas empresas con vínculos en las irregularidades en la importación y comercialización de combustibles.

Al inicio de la semana, en la conferencia matutina se dio a conocer que se suspendieron los permisos de importación de, al menos, una empresa, y que ésta es investigada por la CRE y la Sener por, presuntamente, reportar un producto distinto al que se introduce al país; esto con el objetivo de no pagar impuestos y obtener de forma ilegal un mayor margen de ganancia.

La limpia en el mercado, al parecer, va en serio, aunque para el resto de los competidores que sí cumplen con los requerimientos, las restricciones impuestas en los últimos meses ya han causado afectaciones.

La bancada del PRI en la Cámara de Diputados solicitó un informe a la Secretaría de Energía y a la Profeco sobre Gas BIenestar.