¡Fuera Miedos!

Todos los proyectos provocan miedos. Todos.Siempre hay riesgo de perder o de que algo no funcione y por eso entiendo que muchos emprendedores

Todos los proyectos provocan miedos. Todos.Siempre hay riesgo de perder o de que algo no funcione y por eso entiendo que muchos emprendedores

Comparte esta nota

Todos los proyectos provocan miedos. Todos.

Siempre hay riesgo de perder o de que algo no funcione y por eso entiendo que muchos emprendedores, e incluso algunos con experiencia probada, tengan miedo del contexto social o político y quieran irse del país.

Al respecto, yo creo que es diferente irte del país por creer que existe algún escenario con mejores condiciones a irte por miedo, eso es correr. Lo que yo hago es expandirme. En el caso de Foresta International School hay buenas condiciones en otros países para nuestros alumnos y es por ello que considero importante tener puntos en Estados Unidos, o en otros lados. Tenemos una proyección y eso es lo que más le conviene al proyecto.

Pero otra cosa es que, por miedo, corras y te lleves tu capital a otro lado.

Creo que tenemos que hacer que el dinero gire primero en nuestro país, nuestro entorno, nuestra comunidad, que de aquí vaya creciendo porque se ha perdido mucho esta parte. La gente se va, ahorita sobre todo, con nuestro Gobierno actual, muchos empresarios han salido corriendo y han invertido en otros países. Yo estoy en total desacuerdo.

Lo que hoy le ha puesto en la torre a la economía local es que la gente que no ha querido invertir o ha sacado su dinero de México, y eso es realmente quitarle gasolina a un coche, ¿cómo haces que funcione un automóvil sin gasolina o sin aceite?

Hoy tenemos que enfocarnos, seguir generando y dejar la riqueza en nuestro país; después, expandirnos hacia otras partes del mundo. En lo personal, dije: “aquí me quedo”, porque México nos ha dado mucho y hay que regresarlo de alguna u otra forma.

Otro punto importante es que responsabilizamos a los demás sobre nuestros propios errores y es momento de afrontar la realidad de frente. Se trata de tomar las riendas de lo que hagamos. Echarle la culpa al Gobierno no conlleva a nada.

Hemos visto muchas historias de personas que se van a Estados Unidos porque hay mejores oportunidades. La única diferencia es que allá van y trabajan 24 horas y no gastan, y no se van de borrachera, y guardan todo ese dinero y lo mandan a la familia.

En realidad, aquí también hay casos de personas que resultan exitosas y es porque trabajaron arduamente en un proyecto propio.

Son conocidas las historias de mexicanos que trabajaron mucho en Estados Unidos para triunfar. Si tomaran esa misma actitud aquí en México podrían generar también, a lo mejor no en las mismas cantidades de dinero que allá, pero lo pueden hacer desde su propio país.

Algo que sí está mal y creo que tenemos que modificar, es cambiar los sueldos de la clase baja. Hay que aumentarlos, sin duda, hay que cambiar eso.

A esos retos se suma que, a menudo, decimos que tenemos que conseguir un buen trabajo, pero ese trabajo implica siempre trabajar para alguien más. Es tiempo de comenzar a generar nuestros proyectos, nuestras empresas y nuestros negocios para llegar hasta donde queramos.

Es tiempo de incrementar la –actualmente baja– población de emprendedores en nuestro país y enfocarnos en hacer líderes, gente que crea en sí porque se va a caer varias veces y de lo que se trata es de seguir en el intento, hasta que aparezcan los resultados.

Salir de la versión móvil