En este espacio le contaba sobre el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), José Antonio Centeno Reyes, y algunos temas que trae arrastrando y podrían más pronto que tarde convertirse en un verdadero problema. Y es que, contrario a su discurso de transparencia, sus acciones parecen ir en otra dirección.

Con revisar el currículum del dirigente se puede dar con algunas pistas. Desde hace 21 años ingresó a Biomédica Mexicana S.A. de C.V. (Biomed), firma dedicada desde 1978 a la fabricación de dispositivos médicos implantables para neurocirugía, angiología, traumatología y oftalmología. Sin embargo, la compañía no se ha distinguido precisamente por sus insumos de calidad, a pesar de que cuenta con una certificación de Buenas Prácticas de Fabricación todavía vigente, expedida por Cofepris.

La Unidad Médica de Alta Especialidad del Hospital de Pediatría CMNO en Jalisco, perteneciente al IMSS, reportó que las válvulas cerebrales de Biomédica Mexicana se fracturaron al colocarlas en los pacientes, por lo que tuvieron que sustituirlas con otra marca. Una vez que surgieron las fallas fueron notificadas al jefe del departamento de Abastecimiento y Equipamiento, Iván Gerardo Hernández Torres. No obstante, antes que Biomed se convirtiera en proveedora, el nosocomio jalisciense realizó sin contratiempos 820 procedimientos de recambio o reimplantación de válvulas, con material de la marca Integra, de Instrumentos Médicos Internacionales (2013-2017).

No hay que olvidar que José Antonio Centeno tiene al IMSS como principal cliente de la mano de Corpus Tech que, tras su nacimiento en 2017 y hasta 2018, acumuló 10 contratos por casi un millón de pesos para la entrega de material de curación y laboratorio, así como de equipos para drenaje ventricular, un hecho preocupante que deben vigilar las autoridades sanitarias, más aún cuando corren versiones que aseguran que Centeno Reyes busca reunirse con el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, para promover sus productos defectuosos al interior de la institución.

Hospitales Pemex

El detrimento que sufrió Petróleos Mexicanos (Pemex) en los últimos años no solo afectó su situación financiera y su producción, también alcanzó a su personal, mismo que sufrió el deterioro de las instalaciones y del servicio de salud que le provee la empresa, aunque parece ser que eso ha quedado en el pasado. Como parte de los compromisos de este año, la petrolera mexicana rehabilitó las 56 unidades médicas que atienden a 750 mil derechohabientes, las dotó con equipos de última generación y abasteció sus farmacias al 100 por ciento.

Para asegurarse de que las instrucciones de rescatar el servicio de salud de Pemex se hayan ejecutado, en días pasados Octavio Romero Oropeza, director general la empresa, visitó hospitales y clínicas en Tabasco y Campeche, donde además de corroborar que todo estuviera en orden se comprometió con los trabajadores a que esta situación no se repita, ¿podrá garantizar su promesa a pesar de los cambios sexenales?

Voz en Off

En la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar), que preside José Ramón Medrano Ibarra, hay una gran preocupación que tiene que ver con la escasez de conductores. La Canacar reconoce que el miedo a morir y falta de preparación han agudizado este tema, donde a finales de 2022 la cifra del déficit podría rebasar los 56 mil operadores, lo que afectaría las cadenas de suministro, desde los combustibles (materias primas) hasta los alimentos…