¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

El fiscal General de Justicia de Nuevo León, Gustavo Adolfo Guerrero, y el secretario de Finanzas y Tesorero General del Estado, Carlos Alberto Garza Ibarra, hicieron las paces, o al menos dejaron momentáneamente de lado sus diferencias.

Ambos personajes aparecieron juntos públicamente en la firma de un convenio entre la Fiscalía y el Instituto de Control Vehicular, encabezado por Rubén Zaragoza Buelna, para intercambio de información y tecnología para agilizar procesos de investigación y validar la identidad de quienes realizan trámites ante el Instituto.

Hay que recordar que Guerrero ha mantenido una pugna con el gobierno estatal y en particular con la Secretaría de Finanzas por el presupuesto asignado a la Fiscalía para el año en curso, el cual, ha señalado el fiscal, viola el mandato constitucional.

Si bien la Fiscalía ha denunciado desde que fue dada a conocer la iniciativa de presupuesto a finales de 2018 que los recursos aprobados no son suficientes para realizar correctamente su labor, este encuentro entre Guerrero y Garza podría ser un primer signo de normalización en la relación de ambos entes.

Al menos ya se dieron la mano en público.

La abstención de Fuentes

Durante la votación para la ratificación del T-MEC en el Senado de la República, el legislador panista por Nuevo León, Víctor Fuentes, se abstuvo, argumentando que no avalaría la agenda política y migratoria de Donald Trump.

Aunque el exalcalde de San Nicolás aseguró que como representante de la entidad está a favor del intercambio comercial con los países vecinos del norte y del desarrollo económico en la región, no podía avalar que el Gobierno federal sea complaciente a la agenda política y migratoria de Donald Trump.

El senador hace énfasis en que no sólo el gobierno mexicano cometió desaciertos en ceder a las presiones, sino que no aprovechó la oportunidad de exigir a los Estados Unidos que tome medidas para evitar, por ejemplo, el tráfico de armas hacia México, lo cual es una de las causas por las que no se puede mitigar el incremento a la violencia.

Específicamente en el caso de Nuevo León, Fuentes recordó que los homicidios se han incrementado en 104 por ciento, pero que la crisis abarca a todo el país.

Al final, la abstención de Fuentes y de otros dos senadores será anecdótica, al haberse ratificado el acuerdo por 114 votos a favor, sin embargo, el mensaje del panista no debería ser echado en saco roto.


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios