Reporte Indigo

Favoritismo a CFE, ya en marcha

El favoritismo para CFE opera desde el inicio del sexenio

El favoritismo para CFE opera desde el inicio del sexenio

El anuncio de una reforma constitucional para apuntalar la participación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el mercado eléctrico, a reserva de conocer a fondo la iniciativa que sería presentada antes de que termine el año, fue percibida en el sector más como un tema político que como una estrategia de devolver el monopolio a la empresa productiva del Estado.

¿Por qué? La principal razón, nos dicen, es que realmente el favoritismo para CFE opera desde el inicio del sexenio (aunque en 2020 comenzó su aceleración) desde la Secretaría de Energía y desde la Comisión Reguladora de Energía.

Con pretexto de la pandemia, y también por otras razones, se ha limitado la participación de particulares, tanto nacionales como extranjeros, además de que muchos de los trámites se han retrasado (al parecer intencionalmente) o permanecen sin avance.

Por lo que se ha podido conocer, la reforma que se prepara perseguirá los mismos objetivos que la Ley de la Industria Eléctrica, hoy frenada por el Poder Judicial, y parece que podría tener el mismo destino, pues el presidente, su partido Morena y sus aliados, no tendrían los números suficientes para que pasara una reforma constitucional, aunque el simple hecho de presentar una iniciativa para darle más poder a CFE traerá un interesante debate en el Congreso. Y mientras tanto, desde la Sener y la CRE se seguirá favoreciendo a la empresa dirigida por Manuel Bartlett.

¿Y LOS HIDROCARBUROS?

A pesar de que el fortalecimiento de Pemex y la autosuficiencia en materia de hidrocarburos ha sido una de las banderas de esta administración federal, y aún cuando la Ley de Hidrocarburos también está frenada por instancias judiciales, no se anunció una propuesta similar a la del sector eléctrico.

Esto podría tener dos lecturas; la primera y que ya se ha planteado en este espacio, es que al igual que con la CFE, Pemex tiene a autoridades y reguladores en materia energética como aliados, bloqueando la entrada de competidores, alargando la aprobación de permisos de importación o las solicitudes de las estaciones de servicio para cambiar de identidad.

Y la segunda, que tampoco debe descartarse, es que también se prepare una reforma importante para favorecer a Pemex, como no se pudo hacer a través de la citada ley. ¿Hay una reforma sorpresa?

Exit mobile version