Los “Duendes de la Pista” aparecieron en el Gran Premio de HUNGRÍA para armar un caos de tal magnitud que nadie, absolutamente nadie, daba crédito de lo que nuestros ojos veían. Una re-arrancada con un solo coche en pista, lluvia intermitente e inesperada que provoca que Valtteri Bottas, el “peor arrancador de la parrilla” perdiera control de su Mercedes en la mismísima arrancada, provocando carambolas por todos lados que cambiaron el destino de la carrera con cinco abandonos y varios autos de los grandulones obligados a correr hasta con parches de cinta de aluminio.

Eso sí, “Los Duendes” lograron su objetivo: un carrerón intenso, diferente, emocionante y apasionante en una pista famosa por sus carreras como desfiles, en un circuito casi sin rebases, destacando también la casi “No Trampa” al filo del reglamento de Lewis Hamilton bloqueando a Max Verstappen y “Checo” Pérez en su vuelta rápida en calificación.

HAMILTON, AL FILO DEL REGLAMENTO

El sábado de calificación, la temperatura en el asfalto rebasó los 50 grados centígrados. La gran batalla y rivalidad Hamilton–Verstappen tuvo un nuevo episodio cuando el Mercedes tapó “sin querer-queriendo”, como diría El Chavo, al Red Bull para no permitirle lanzar su vuelta rápida, perjudicando también a nuestro “Checo” Pérez, logrando así una primera fila totalmente Mercedes con Bottas al lado de Lewis.

LA LLUVIA EXHIBE A BOTTAS

Solo que el domingo apareció una lluvia intermitente que obligó a todos a arrancar con llantas medias. Verstappen, sabedor de los titubeos de Bottas en arrancadas, se le va encima rebasándolo antes de la primera curva. Al mismo tiempo, el McLaren de Lando Norris lo rebasó por dentro. Bottas se atora frenando tarde, golpeando a Lando que, a su vez, golpea a Max, quien apenas controla el Red Bull que queda roto, pero vivo. Se arma el caos por todos lados: Norris, “Checo”, Lance Stroll y Charles Leclerc quedan fuera.

Otros seis autos requieren reparaciones de todos calibres, Hamilton sale ileso al tomar la punta, mientras otros sortean los accidentes y pedazos de carrocerías. La carrera se detiene para limpiar la pista y retirar autos dañados. Todos a pits, a esperar 20 minutos la segunda arrancada.

¡SOLO HAMILTON EN LA ARRANCADA!

Sucede entonces lo impensable, lo nunca visto (al menos no recuerdo nada igual). Al momento de la arrancada, solo el Mercedes de Lewis, que quiso sorprender a todos, continuando con llantas para lluvia, esperando dar un par de vueltas pisando charcos, tomar ventaja y luego hacer lo que todos los demás ya hacían: ir a pits por llantas para piso seco. Fue un error de Mercedes que paga caro. En el caos, el Alpine de Esteban Ocon se coloca en los espejos de Hamilton antes de una vuelta, Lewis entra a lavar el error, pero regresando en el último lugar y conste, en este Hungaroring, la pista junto con Mónaco es más difícil para rebasar, Hamilton viene de atrás. Max, como varios más, trae el auto parchado, disminuido y con mucha dificultad para conducirlo que apenas alcanza para pelear en el fondo.

Por ahí de la vuelta 25 de 71, Ocon pelea con el Aston Martin de Vettel por la punta, presionados por el Ferrari de Carlos Sainz y el Alpine de Fernando Alonso. Detrás de ellos, una larga caravana con distancias muy cortas entre ellos.

Para la vuelta 50 de 70, Hamilton entra por llantas regresando detrás de Alonso. Impresionante duelo de campeones en donde la pista y circunstancias casi igualan al Alpine con el Mercedes en posibilidades, el español se defiende con maestría, ¡duelazo!

ALONSO, NIVEL MAESTRO

Para las últimas vueltas, Hamilton finalmente rebasa al Alpine de Alonso, que le impidió el rebase por más de 15 giros épicos. Lewis lo rebasa en maniobra doble, superando también a Sainz para el podio, para pelear por el segundo, pero alcanzar a Vettel es una cosa, rebasarlo es otra y el alemán pone al límite su Aston Martin defendiendo su segundo lugar

Así las cosas pues, los “Duendes de la Pista” metieron su cuchara para hacer de uno de las pistas más tediosas, uno de los Grandes Premios que recordaremos por mucho tiempo… así de fácil…