El gran factor que hará de éste el GPMEXICO más apasionante para los mexicanos es que, por primera vez, tenemos en “Checo” un piloto favorito para treparse al podio.

Cuando las luces rojas del semáforo que señala el inicio del 21GPMEXICO arranquen, en medio de esa sinfonía de los motores a full, comenzarán dos carreras distintas:

Una será la de los “fuera de serie” Lewis Hamilton (y su Mercedes) y Max Verstappen (con su Red Bull) peleando por el título del mundo, perseguidos por supuesto por varios –que no muchos– retadores que van desde la pelea parejera de “nuestro” “Checo” Pérez y el “Dos” de Mercedes, Valtteri Bottas, por esa posición de podio y lo que venga.

Ellos, peleando muy de cerca con los retadores Ferraris del español Carlos Sainz y el monegasco Charles Leclerc, muy cerquita los McLarens de Lando Norris y Daniel Ricciardo, y los que se sumen a esta batalla de la media tabla alta que en muchísimas ocasiones nos dejan grandes maniobras, rebases y alcances como si vivieran, y conste que muchas veces así es, otra carrera en donde sumar puntos entre los 10 primeros es mucho más que una obligación.

Es sin duda mas apasionada para la fanaticada mexicana, el seguir muy de cerca al Red Bull Honda, no al de Max, sino al de “Checo” con esa gran probabilidad de verlo subirse al podio en cualquiera de los escalones.

PEDRO RODRIGUEZ ERA UN ÍDOLO

Pedro Rodríguez vino al GPMEX1970 con grandes expectativas aquel 25 de octubre de 1970, última edición de aquella primera etapa que se volvió caótica por el sobrecupo en el autódromo al que acudíamos desde la tarde anterior para apartar lugar con camiones, andamios, camionetas y lo que fuera con tal de alcanzar sitio a la orilla de la pista ya que las escasas tribunas estaban en la zona de pits.

Al circuito lo dividía de las canchas de futbol un foso y una alambrada de púas que no podían contener a los casi 100 mil espectadores que nos amontonamos por la ambición de los organizadores.

Pedro Rodríguez era ídolo de miles y miles de mexicanos que seguíamos la Fórmula Uno vía prensa escrita, ocasionales transmisiones de radio y algunos “cortos” de cine y TV. Aun así, la fama de Pedro era enorme.

Él encabezó a un grupo de pilotos que recorrieron la pista caminando invitándonos a regresar detrás del foso. Fui de los primeros en saltar del foso y saludarlo furtivamente. Si hubiera habido “selfies” aquí la tendríamos. La arenga funcionó a medias y la carrera largó afortunadamente con un solo incidente, el de un perro que se atravesó al paso de Jackie Stewart que alcanzó el segundo lugar a pesar del daño a la suspensión detrás del Ferrari de Jackie Ickx.

Pedro llegó en séptimo lugar, teníamos muchas expectativas, pero su BRM sufrió con ese pesado motor que disminuía mucho en la altura de la CDMX.

Y VINIERON SENNA, MANSELL, PIQUET, PROST, SCHUMACHER…

La Fórmula Uno regresó a México en 1986 tras un gran esfuerzo que coronaron José y Julián Abed. Ya era otra F1 en todos aspectos, el Autódromo sufrió cambios drásticos para cumplir con los nuevos “estándares”, pero lo mas impresionante fue la respuesta del público mexicano, que abarrotó las tribunas desde el viernes.

Tuve la fortuna de colaborar en aquel Comité Organizador gracias a la confianza de José y Julián Abed. La cortina se bajó en 1992 por la indiferencia de nuestras autoridades, pero esto será tema de otras visitas al Baúl de recuerdos.

EL GRAN PREMIO DE “CHECO” ES DIFERENTE

Por primera vez, tenemos un piloto mexicano con grandes posibilidades de meterse al podio y lo que venga. Mas allá de su talento incuestionable, Sergio Pérez conduce uno de los dos mejores autos en pista, los Red Bulls y los Mercedes.

“Checo” sabe mejor que nadie que su papel en Red Bull es apoyar a su compañero Max Verstappen y a su escudería, no es vergüenza admitir que es el “Dos” detrás de Max. Por el contrario, para eso lo firmaron, sólo que “Checo” debe “estar ahí” no sólo para pelear con los Mercedes, incluso con Lewis como ya lo hizo en Turquía, sino “por si algo sucede” subir al podio a robarse la de cuadros.

CIRCUITO PARA LOS MEJORES

No esperemos grandes batallas entre muchos autos por la punta o por el podio. Nuestro autódromo privilegia a los autos más potentes y veloces, las zonas de rebase son escasas, los mas veloces se irán separando aprovechando esa recta de más de un kilómetro. Esta será “La Primera Carrera”, la lucha por la punta entre MAX y LEWIS, y la otra, por el podio: CHECO – BOTTAS – FERRARIS – MCLARENS. Pero sin duda, para los millones de mexicanos que disfrutan la nueva “Checomanía” habrá mas emoción y pasión en este GPMX que en ninguna otra edición previa, así de fácil…