La premisa es directa y sin tapujos, con su llegada a las “Big Leagues” de la F1 con la poderosa escudería Red Bull, lo que hasta la temporada pasada se calificaba como una “gran” o una “buena” actuación cuando nuestro “Checo” Pérez se metía en zona de puntos (los 10 primeros) o escalaba al Top 5, o más aún, subía al podio y ya en la estratósfera de sus resultados aquella victoria en el GP Sakhir 2020, hoy se juzga como normal o natural el meterse al Top 5, y más aún, quedar por detrás del Mercedes “dos”, el de Valtteri Bottas, será como una asignación no cumplida, “Checo” llega a Red Bull a entregar puntos de los de arriba, del Top 4, teniendo como asignatura el superar a Valtteri para sacar más puntos que los Mercedes, ni más ni menos…

‘CHECO’, NIVEL GRAN PILOTO

Los errores puntuales como el haberse quedado corto en la calificación partiendo en un oscuro 11º lugar lo cambian todo en estrategia, con un auto diseñado y preparado para pelear el Top 4 tendría ahora que escabullirse en el tráfico de la media tabla, por si fuera poco, con toda esa carga emocional y presión por destacar en su debut con ese tremendo auto que se le queda muerto previo a la arrancada, muchos se hubieran bajado del coche rumiando su mala fortuna, de hecho, “Checo” estuvo tentado a hacerlo, pero nuestro pilotazo dejó de lado todas estas dudas y emociones negativas para controlar solo la situación, quitó y puso, repasó como piloto de jumbo todos los botones hasta que de pronto…

¡ZAZ!

El Red Bull responde, no había tiempo para relajarse, sin duda, respiraciones profundas, se dirigió a la salida de boxes para arrancar en la posición 20, vino la remontada maestra, escalando 15 puestos, carrerón que le fue premiado con dos diplomas virtuales, el primero, ser considerado en la votación mundial como “El Piloto del Día”, por encima de la demostración nivel maestro de Lewis Hamilton, y la segunda, quizá más valiosa, las declaraciones públicas de Christian Horner, el “Big Boss” de Red Bull: “me quito el sombrero ante ‘Checo’ Pérez, fue una gran recuperación la que tuvo saliendo del Pit Lane… ha demostrado su experiencia, mantuvo la cabeza muy tranquila, se perdió la comunicación con el coche y él tomó el control de la situación”, lo que significa algo así como “para esto te trajimos”.

LO QUE SE VIENE

A partir de este Gran Premio las cartas están echadas, cada uno de los 20 pilotos saben con qué armas cuentan en relación a los rivales, comenzando por sus propios compañeros de escudería, cada uno conoce también sus propias virtudes y sus limitaciones, la competencia es feroz y la “cuatitud” se deja de lado, cada uno en el límite del egoísmo justificado verá solo por sus propios intereses dentro de cada escudería, esto es la guerra sobre cuatro ruedas al más alto nivel, Sergio “Checo” Pérez deja de ser el gran cuate para convertirse en uno de los pilotos a vencer… así de fácil…