Esta semana se cumplirá un año de la tragedia del Casino Royale,  el mayor atentado en México perpetrado por el crimen organizado en contra de la población civil.

Hay muchas preguntas que siguen sin respuesta un año después por parte de las autoridades federales y estatales.

La PGR y la Procuraduría de Justicia de Nuevo León tendrán que explicar cómo es que no existe ningún funcionario sancionado por la negligencia exhibida en esta tragedia, donde murieron 52 personas, incluyendo dos mujeres encintas.

La PGR y la Procuraduría de Justicia de Nuevo León tendrán que justificar cómo es posible que siga libre Raúl Rocha, propietario del Casino Royale, quien huyó del país desde el mismo día del ataque en contra del establecimiento.

Jorge Camacho, director  de Protección Civil del Estado y guitarrista de Ramfits, su grupo de rock, tendrá otra vez que justificar su omisión de no haber cumplido con la obligación de revisar las condiciones de seguridad de ese negocio.

Los diputados del Congreso del Estado tendrán que aclarar por qué Nuevo León carece de una normatividad de seguridad que aplique a los casinos que operan en la entidad, a un año de la tragedia.

Ojalá que el silencio oficial que acostumbra aplicar el gobernador Rodrigo Medina no aplique esta vez en el Casino Royale.

Humo blanco y tambores de guerra entre panistas

Esta semana el PAN de Nuevo León tendrá que decidir quién será el coordinador del grupo legislativo panista de su próxima bancada.

Este proceso está provocando tensiones y enfrentamientos entre los diferentes grupos de poder que controlan el PAN, como la neocúpula y el panismo tradicional.

Hay un grupo que apoya para este cargo a Juan Carlos Ruiz, ex secretario del Ayuntamiento de Monterrey y cercano a Raúl Gracia, uno de los líderes de la neocúpula.

Sin embargo, hay otro bloque de legisladores panistas, más cercanos a la corriente tradicional del PAN, que están impulsando a Luis David Ortiz, cuñado del ex gobernador Fernando Elizondo.

Tampoco se puede descartar en la contienda a panistas como Enrique Barrios y Alfredo Rodríguez, que están esperando que en esta falta de acuerdos y confrontación resulten beneficiados con esta designación.

El nombre de la ex dirigente estatal del PAN, Rebeca Clouthier, en los últimos días se ha agregado a esta lucha interna y cada vez tiene más posibilidades.

Esta pugna incluso estaría enfrentando a panistas tradicionalmente aliados como Raúl Gracia y Zeferino Salgado, delegado de la SCT de Nuevo León y ex alcalde de San Nicolás.

Formalmente la decisión de este nombramiento corresponde a Sandra Pámanes, presidenta del Comité Directivo Estatal del PAN.

Medina, nuevo objetivo del movimiento #132 en NL

El regreso a clases también representa la reactivación del movimiento estudiantil #132 en su edición Nuevo León.

Las vacaciones sirvieron para que a los estudiantes activistas se les ocurrieran nuevas estrategias de movilización y de acción en contra de los resultados que arrojó el proceso electoral el pasado 1 de julio.

Pero también durante el receso los estudiantes acordaron una reorientación de los objetivos del movimiento #132 en Nuevo León.

De aquí en adelante el gobernador Rodrigo Medina, representante del priismo en la entidad, será blanco de sus protestas y señalamientos y prácticamente será cazado en cada uno de sus eventos y giras.