Una administración estatal contaminada por escándalos de corrupción, un gobierno sin control ni mando, inestabilidad política tras una debacle electoral, quiebra en las finanzas estatales y deuda sin precedentes. ¿Le recuerda algo?

No estamos hablando de las condiciones actuales que imperan en la administración del gobernador Rodrigo Medina.

Nos referimos al panorama de Nuevo León en los meses que precedieron a la abrupta salida de la gubernatura de Sócrates Rizzo hace 16 años.

Hoy la gestión de Medina vive condiciones similares a las vividas por Rizzo: descrédito, escándalos de corrupción, finanzas quebradas y un programa de obra pública pobre y congelado.

En los pasillos del Palacio de Gobierno dicen que lo único que le falta a Medina es que un perro le suelte una mordida, como lo hizo “Cuco”, un perro policía que intentó morder a Rizzo durante una exhibición en la Academia de Policía.

LARRY GANA OTRO ROUND

El ex alcalde de Monterrey Fernando Larrazabal  logró ayer otra victoria legal en su camino a la Cámara de Diputados. El Trife confirmó su elegibilidad como candidato a diputado federal por el PAN.

Los magistrados del Tribunal Electoral de la Federación desecharon dos recursos interpuestos contra Larrazabal por los ciudadanos Ximena Peredo y Alán García.

Un tercer juicio presentado por el Partido Verde tampoco prosperó, porque los magistrados determinaron que el ex edil regio cumplió con los requisitos de elegibilidad que establece la Constitución.

Estos fallos eran esperados considerando que el mismo Trife hace tres semanas había revocado la decisión del Cabildo de Monterrey. Aquella en que debía cancelar la licencia otorgada y le ordenaba regresar a su cargo.

Pero finalmente será la Suprema Corte de Justicia de la Nación la que se pronuncie sobre el “chapulineo” de Larry y  la contradicción de las sentencias emitidas entre el Trife y el Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Estado.

INFORME DE BUCHANAN

La magistrada Graciela Buchanan rinde hoy su primer informe de labores al frente del Poder Judicial del Estado y del Consejo de la Judicatura del Estado.

¿Qué presumirá la señora magistrada al margen de la parafernalia del evento?

Buchanan quizá podría empezar jactándose de cómo el Consejo de la Judicatura del Estado, que ella preside, mantiene congelada la denuncia que presentó la periodista Sanjuana Martínez en contra de la  jueza Luz María Guerrero.

También podría explayarse en el caso de la jueza Rosalinda Zapata Leal, quien fue denunciada hace casi un año penalmente por haber “extraviado” una prueba pericial que concluyó con la liberación de un acusado de fraude.

Pero seguramente Buchanan preferirá presumir los supuestos avances en la implementación de la reforma penal, los incrementos en la remuneración de los jueces que ella autorizó y supuestos cabildeos para conseguir partidas federales.