Estabilidad de gasolinas es por autosuficiencia

Pese a la supuesta autosuficiencia, las gasolinas reciben subsidios.

Pese a la supuesta autosuficiencia, las gasolinas reciben subsidios.

Comparte esta nota

A pesar de que, según cifras del SAT, hasta septiembre pasado se han gastado más de 300 mil millones de pesos para evitar el incremento al precio de las gasolinas a través de estímulos fiscales, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró en su conferencia matutina de ayer que la estabilidad de los precios se debe a la autosuficiencia energética y no a los subsidios.

El mandatario aseguró que gracias a la producción de petróleo y a que éste se procesa en territorio nacional se pueden ofrecer los combustibles a mejores precios.

Hay que recordar, sin embargo, que las gasolinas acumulan 86 semanas subsidiadas en el caso de la Regular; 72, la Premium, y el Diésel, con 82 semanas.

Todo esto ha ocasionado que el SAT haya reportado una disminución de la recaudación de 81 por ciento del IEPS durante 2022, comparado con el año anterior.

Entonces, ¿de qué tamaño sería el vacío si no hubiera autosuficiencia energética?

Incertidumbre pega a inversión

Debido a la incertidumbre por las consultas del T-MECsobre las políticas energéticas del gobierno mexicano, la inversión en el país podría mantenerse en niveles bajos, todo a reserva de que haya una resolución en las negociaciones que mantienen Canadá y Estados Unidos con México, pues dependiendo del resultado el país podría verse incluso más afectado, advierte un reciente análisis del banco BBVA.

Incluso, también suma otros factores externos que podrían afectar a un ya complicado panorama: la recesión técnica que se espera a mediados de 2023 en Estados Unidos, la cual tendría un efecto negativo en la inversión extranjera directa, además de una posible inestabilidad derivada de las elecciones del próximo año.

No se trata de un panorama alentador, por supuesto, y esta baja en la inversión está pegando sobre todo al sector energético, que no solo está sufriendo la incertidumbre de las consultas por el T-MEC, que podría terminar inclusive en un arbitraje, sino a las dificultades por la parálisis de la Comisión Reguladora de Energía, que, pese a haber reactivado en gran número las autorizaciones pendientes del sector de petrolíferos, no parece que vaya a hacer lo mismo en el sector de generación, una de las principales diferencias por las cuales se solicitaron las consultas bajo el acuerdo comercial.

Salir de la versión móvil