¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

A nuestro as del relevo en Grandes Ligas, Roberto ‘Cañoncito’ Osuna, se le vino la noche hace unos meses cuando su pareja lo acusó de violencia doméstica, las autoridades lo detuvieron, se presentó en la Corte de Toronto, su lugar de residencia al ser líder cerrador con los Azulejos de aquella ciudad, y las Grandes Ligas lo suspendieron por 75 partidos que se cumplieron este fin de semana.

Nada, pero absolutamente nada, justifica esa terrible actitud de violencia doméstica, haya sido como haya sido, hoy a sus 23 años de edad Roberto lo sabe, se ha dedicado todo este tiempo a recuperarse y corregir lo que tenga que corregir al tiempo de mantenerse en forma para salir adelante en su carrera y, lo mas importante, en su vida personal, eso sí, su juicio definitivo en Canadá aún está pendiente pero la vida sigue.

LA GRAN NOTICIA

Hace unos días cuando el castigo de las Grandes Ligas estaba por cumplirse, los AZULEJOS de Toronto armaron negociaciones que colocaron al ‘Cañoncito’ en los actuales campeones de la Serie Mundial ASTROS de Houston. Roberto se unió el viernes al equipo en San Francisco para la serie contra los Gigantes, ahí mismo fue presentado en una encerrona con sus nuevos compañeros que habían solicitado a la directiva una plática privada con Roberto, al final le dieron bienvenida y el apoyo incondicional: “todos merecemos una segunda oportunidad”, comentó el capitán y as del pitcheo de los Astros, Justin VERLANDER.

SE SACUDE LA PRESIÓN

Cumplido el castigo y después de lanzar la semana pasada en la sucursal de los Azulejos Ligas Menores, Roberto recibió el alta y el uniforme número 54, el mismo número que utilizaba con Toronto, tomó su lugar en el bullpen de los Astros por si era requerido, los relevistas nunca saben cuándo serán requeridos, el juego estuvo muy cerrado, ganaba San Francisco uno a cero cuando lo llamaron a sacar la octava entrada escuchándose algunos abucheos en la tribuna, OSUNA tiró como maestro y con solo cinco lanzamientos sacó los tres outs. su compañero Marwin González pegó homerún con dos en base para el triunfo tres a uno de los Astros, apuntándole la victoria al ‘Cañoncito’ que salió a abrazar a Marwin al final del juego.

Así las cosas pues, la vida le da una durísima lección que seguramente habrá aprendido, el retomar su carrera no podía ser mejor al apuntarse una victoria apoyando a su nuevo equipo, los Astros de Houston, favoritos para repetir como campeones en la Serie Mundial… así de fácil…


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Oct 14, 2019
Lectura 3 min

Desde mi palco

Desde mi palco: MARATÓN: ¿RÉCORD, TRAMPA O SHOW?

Alfredo Domínguez Muro


Oct 14, 2019 Lectura 3 min

Oct 10, 2019
Lectura 3 min

Desde mi palco

Desde mi palco: Cuando Lauda tuvo miedo

Alfredo Domínguez Muro


Oct 10, 2019 Lectura 3 min

Oct 7, 2019
Lectura 3 min

Oct 4, 2019
Lectura 3 min

Desde mi palco

Desde mi palco: Cruz Azul y sus sueños guajiros

Alfredo Domínguez Muro


Oct 4, 2019 Lectura 3 min

Comentarios