El momento es hoy. ¿Por qué mañana? ¿Por qué hasta diciembre? ¿Por qué hasta que juntes el dinero? No me importa cuántas veces tenga que decírtelo: El momento es ahora.

De manera personal, descarto que existan claves ni leyes para poner algún negocio.

Tampoco creo que exista “el tiempo adecuado”. Hay mucha gente que dice que es mejor esperarse al próximo mes o en dos meses o en tres, o hasta diciembre porque ahorita todo el mundo está gastado. La gente siempre estará gastada, pero habrá empresas que estarán vendiendo. ¿No me crees? Asómate al mundo.

Sinceramente, considero que esas supuestas condiciones perfectas son inexistentes.

Yo creo que el tiempo es hoy. Hay que hacer que sucedan las cosas. Es indispensable creer en tus sueños, en tu pasión, echarla a andar y seguirla. Poner una empresa, ya sea chica, mediana o grande pero empezar con ese sueño. Nunca va a haber un momento ideal. Nunca va a haber un tiempo fabuloso. Nunca va a haber un proyecto ideal y, aunque tengas una planeación, según muchos financieros, perfecta, siempre existen muchos factores de la vida que tienes que aprender a sortearlos sobre la marcha.

A veces hablo con mis hijos acerca de cómo se tienen que reinventar ante un escenario adverso. Es lo mismo que tienes que hacer una vez que eches a andar tu proyecto. Tienes que creer en ti para depositar toda la energía en el proyecto y verás cómo sales adelante.

Es importante hacerte saber que habrá adversidades y es imposible que dejen de existir. Pero también hay muchas formas de salir adelante, en principio con disciplina y con miras para identificar las mejores oportunidades, y revisar siempre todas las opciones.

Nuestro negocio es una parte de nosotros y tenemos que ver por él. Tenemos que atender sus riesgos y preocupaciones, que, al final, también son los de nosotros.

A lo mejor parece una mala noticia si tenías en mente algún pretexto como que al final de la crisis sanitaria era el momento perfecto para emprender, si pensabas que una vez que volvieran todos a las actividades laborales, que los niños estén en las escuelas o que la vida normal se recupere.

Pero el momento es ya. Hoy mismo. Es el momento ideal para echar manos a la obra y ver hacia adelante en el proyecto que quieras emprender.

Las adversidades van a aparecer porque son ley de vida en el mundo de los negocios. Son esas invitadas indeseadas a la fiesta pero que, a la distancia, se verán como un grato recuerdo porque, como dice el dicho: “lo que no te mata, te hará más fuerte”. Así que el momento para echar a andar toda la creatividad y ponerle todo tu ímpetu es ahora.

Sinceramente, descarto que exista algún tiempo ideal, ninguna ley es perfecta para empezar ningún proyecto. Es hoy el mejor momento y si bien es imposible incidir en lo que pasa afuera, cambia lo que está en tu interior y, por principio de cuentas, comienza a creer en ti.

Por favor, hazlo con toda tu fuerza.