“Alinea tu energía tan frecuentemente como puedas, si por lo menos dos o tres veces al día detienes tu mente durante 68 segundos y eliges  pensamientos puros acerca de cualquier cosa , entonces, ¡¡¡Habrás hecho lo suficiente para que tu día sea productivo!!!”, dijo Abraham-Hicks.

Esta semana, les comparto un ejercicio que ha sido de gran utilidad en mi vida diaria, una práctica de visualización de 17 segundos, que luego se van sumando hasta llegar a los 68 segundos de visualización “pura” del objetivo que quiero alcanzar.

La mayoría de las personas no tiene idea del poder de sus pensamientos. No comprenden que mientras siguen encontrando razones para quejarse, se están bloqueando su propio bienestar. 

Muchos no se dan cuenta de que antes de que comenzaran a quejarse de un dolor físico o de una enfermedad crónica, ya se estaban quejando de muchas otras cosas.

 Abraham-Hicks dice que si las personas no se dan un tiempo cada día para visualizar aquello que les trae alegría, se estarán conectando con esa energía positiva que permite crear un ambiente propicio para que se haga realidad lo que desean.

Es tan fácil engancharse con los pensamientos negativos que las personas lo hacen en automático. Tan es así, que cuando se imaginan algo bonito que anhelan que suceda, en segundos entra el ego, que es la contraparte, y muestra la infinidad de motivos por los cuales no se va a lograr lo que se quiere alcanzar.

La clave en lo que dice Abraham está en evitar que entren los pensamientos negativos.

Si entran es tu responsabilidad regresar a lo positivo hasta que esto se haga una costumbre. Se requiere de un entrenamiento mental. Y para poder hacerlo nos ofrece una metodología.

No se limiten, pueden ser ideas de cosas que parecen inalcanzables pero entre más se enfoquen en ese sueño o idea y menos dejen que el ego entre a desanimarlos, más resultados positivos tendrá. 

“Actúa un poco menos y piensa un poco más… No estamos diciendo que dejes de actuar y lo hagas todo mentalmente. Permítete a ti mismo esos  segundos en los que estás encontrando placer, esto provocará una focalización de energía dentro de ti, que el Universo actualizará a todo tu alrededor. Empezarás a notar que eres más productivo con 15 minutos de visualización que con 16 horas de duro trabajo.”

 “Cada vez que sientas una emoción negativa, detente y di: algo es importante aquí, de lo contrario, no estaría sintiendo esa emoción negativa.   ¿Qué es lo que quiero? Y después, canalicen la atención en su deseo.

 En el momento en que dirijas la atención a lo que se quiere, la atracción negativa se detendrá, y en el momento en que la atracción negativa se detiene, la atracción positiva comenzará.

 Y en ese momento tu sentimiento cambiará de no sentirse bien a sentirse bien.

¿Por qué 17 segundos? Abraham dice que un pensamiento alcanza el combustible suficiente en un lapso de 17 segundos durante los cuales centras tu atención (17 segundos de concentración pura).

Ese pensamiento traerá consigo a otro que exponencialmente será más poderoso y al final de otros 17 segundos (34 segundos en total), y por efectos de la ley de la atracción, el pensamiento evoluciona a un nivel de energía mas poderoso.

Después, si agregas otros 17 segundos, que harían un total de 51, continuaría el proceso y si finalmente puedes continuarlo hasta llegar a un total de 68 segundos enfocado a cualquier aspecto de tu vida que desees mejorar, entonces habrás hecho un gran trabajo, y tu deseo está en camino hacia su realización.

La clave es un enfoque positivo puro, energía positiva pura, sin resistencia y sin aceptar que durante este lapso de 68 segundos cruce por tu mente un solo pensamiento de carencia o negatividad.

Hicks dice que la persona promedio rara vez finaliza una afirmación o la formulación de un deseo sin ofrecer energía contradictoria (pensamiento contrario a lo que se desea o pensamiento de duda).

Así que la mayoría de las personas nunca ha experimentado este proceso de 68 segundos puros de energía no contradictoria. 68 segundos son lo equivalente a 2 millones de horas-hombre, ¿crees esto? si no lo crees, entonces te estás perdiendo la oportunidad de utilizar toda esta sabiduría en tu beneficio.

Pero “OJO” porque ese poder también actúa materializando los pensamientos negativos. 

¡¡¡Pon atención a lo que piensas!!!