Hace tres años, la nueva versión de Venom nos dejó a deber gravemente a quienes conocemos al antihéroe del cómic creado por Todd McFarlane y David Michelinie, que es mucho más oscuro y despiadado; ahora, con Venom Carnage liberado, hay aspectos que se perfeccionaron, pero todavía falta por venir lo mejor.

El gancho que a todos nos dejó asombrados con la película de 2018 fue que para esta secuela vendría Carnage, uno de los villanos más característicos de Spider-Man y el archienemigo de Venom, porque al final de este largometraje apareció el actor Woody Harrelson como Cletus Kasady, el asesino serial que tendrá como huésped al simbionte rojo, ahora en esta cinta de 2021.

La confrontación entre Eddie Brock (Tom Hardy) cuando cambia a Venom y Carnage es un encuentro épico de CGI, que fue logrado por el ahora director Andy Serkis, a quien muchos recordarán por ser el histrión que le dio vida a Gollum en la saga de El señor de los anillos.

Serkis fue contratado por Sony Pictures, precisamente, por su alta experiencia en controlar escenarios digitales y la pelea entre los dos antagonistas de Marvel necesitaba de este dinamismo que se logra en su batalla definitiva ya para cerrar el largometraje. Carnage además destaca cuando Kasady cambia de personalidad, lo que al fin recuerda a las historietas que despuntaron en la década de los 90.

De hecho, el arco argumental está basado en los sucesos de lo que se conoce como Maximum Carnage en los cómics, pero en la película todo ocurre en San Francisco y sin la intervención de Spider-Man; otra inspiración fue la Saga de Venom, que apareció dentro de la serie animada Hombre Araña, tal vez esto ayudó a que mejorara la producción, a diferencia del filme anterior.

Lo que sigue siendo un desacierto es la forma en cómo Brock interactúa con Venom, mientras Hardy trata de sacar provecho de una comicidad que se ve forzada a cuadro, dicho sea de paso, el actor tuvo crédito en pantalla como productor, además de aportar ideas en la historia para el largometraje, por lo que él a conciencia ha hecho esta cinta un poco más amistosa para las audiencias jóvenes.

Claramente, Venom Carnage liberado es solo un entretenimiento palomero, Hollywood estaba urgido por ya comenzar a iniciar el estreno de estas producciones enlatadas, pero la cereza del pastel está en que aquí se logra vislumbrar que el multiverso interconectado entre Marvel y Disney sí será una realidad a futuro.

No daré más spoilers, es obvio que la escena final a mitad de créditos nos da esta ventana, y pues ahora solo falta ver qué sucederá en Spider-Man: Sin camino a casa, cuando llegue a cines el 17 de diciembre próximo y esperar que al fin el alter ego de Peter Parker y Brock se enfrenten mano a mano en otro filme.

La opinión expresada es responsabilidad del autor y no representa la posición del medio.