Los íconos de agentes secretos, del mundo del espionaje y detectives privados, siempre habían estado acaparados por los rostros masculinos durante décadas, sobre todo en las franquicias hollywoodenses, pero desde la llegada del #TimesUp y el constante reclamo de la falta de equidad de género, tanto al momento de otorgar puestos de producción como protagónicos a mujeres, esto comenzó a cambiar.

En Sin tiempo para morir (2021), la más reciente película de James Bond, el agente británico dejó de cosificar a las mujeres y ahora son sus iguales. Además, una afrodescendiente ostenta su 007, ya que él se encuentra retirado.

Hace unos años salió Ocean’s 8 (2018) con estelares femeninos que intentan replicar la fórmula de la trilogía de Ocean (2001-2007), pero no logró cuajar, a falta de un guión creativo y original.

Viudas intentó también el mismo año resucitar la premisa de la serie homónima de Reino Unido de los 80, con un grupo de mujeres que toman las riendas de una banda criminal, cuando sus maridos son asesinados, a esta película de Steve McQueen le fue mucho mejor y sentó el precedente actual, de que el sexo femenino, por las armas, también tiene público.

Este 2022 que inicia avanza con paso firme para otro largometraje que reúne talentos internacionales femeninos, que están dispuestas a hacerle frente al patriarcado del espionaje y recuperar un dispositivo electrónico que puede hackear cualquier base encriptada de seguridad y pone en peligro la estabilidad del mundo como lo conocemos.

Agentes 355 es protagonizada por Jessica Chastain, Lupita Nyong’o, Diane Kruger, Penélope Cruz y Bingbing Fan. Al ser de nacionalidades distintas y pertenecer a agencias de seguridad de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Colombia y China, respectivamente, unen esfuerzos para proteger sus intereses personales y profesionales, recorriendo además latitudes como Marruecos, París, Londres, Shanghái y más dentro de la ficción.

Pese a que el guión falla en sus diálogos en ocasiones, la premisa es funcional y apantallan las locaciones que se muestran en la película. La unión que hace el quinteto de actrices tiene fuerza y promete el inicio de una posible saga; sin embargo, dependerá del público y la taquilla que eso suceda a futuro.

Si vuelven o no este grupo de mujeres, hay más ejemplos que ya existen de heroínas y agentes encubiertas, no olvidemos que quien casi inauguró este tipo de cine fue Luc Besson con La femme Nikita (1990) y desde entonces, el género femenino ha ido ganando espacios en filmes de acción.

Pero, definitivamente, a más de 30 años de distancia de esa cinta francesa, ahora el espionaje en el cine comienza a tener un verdadero dominio por las mujeres, y ojalá así se mantenga en los años por venir.

*La opinión expresada es responsabilidad del autor y no representa la posición del medio.