¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

En medio de un clima político tenso en la entidad, el gobernador Jaime Rodríguez se reunió con legisladores federales de Nuevo León para informarles de los proyectos estratégicos que pretende negociar con las autoridades federales de cara al Presupuesto de Egresos de 2020.

En la reunión privada estuvieron presentes los senadores Samuel García y Víctor Fuentes, de Movimiento Ciudadano y del PAN, respectivamente, dos de los políticos neoleoneses más críticos de la administración estatal. También asistió el coordinador de los diputados federales panistas por Nuevo León, Víctor Pérez.

Algunos de los proyectos que les planteó el mandatario, y para los que les ha pedido apoyo en labores de cabildeo, son la segunda etapa de la Presa Libertad, el inicio de la rehabilitación completa de la zona del Penal de Topo Chico, entre otros proyectos.

En total se pretende buscar el apoyo para 25 obras de infraestructura, algunas requeridas por el gobierno estatal, y otras más correspondientes a peticiones de los municipios.

¿Apoyarán los legisladores en las gestiones? ¿Aún con las deficiencias que han sido ventiladas por la Semarnat en los proyectos estatales? ¿Samuel García buscará aliados para los proyectos de ‘El Bronco’, a la par de impulsar su destitución?

Bancada ¿ciudadana?

La llegada de dos diputados más a la bancada de Movimiento Ciudadano ayudará a que este partido pueda tener más curules, pero no se puede pasar por alto que la mayoría no fueron electos directamente por la ciudadanía, pues cuenta con tres diputados plurinominales y uno de representación proporcional, por no decir que de regalo.

La diputada Mariela Saldívar, ocupa una curul plurinominal, el mismo caso que su compañero de bancada, Horacio Tijerina, quien también obtuvo el cargo de legislador por la misma vía.

A ellos se suma el exdiputado de Morena, Arturo Bonifacio de la Garza, quien obtuvo su cargo por la vía plurinominal por Morena, y ahora es emecista, y por último Karina Barrón Perales, quien llegó sin tener la aprobación del voto ciudadano, pues se convirtió en legisladora por el principio representación proporcional bajo el criterio de paridad de género.

Sólo Luis Donaldo Colosio Riojas y Tabita Ortiz obtuvieron el aval de la ciudadanía, pues ellos llegaron a una diputación por mayoría relativa.

Sí, ahora todos pertenecen a Movimiento Ciudadano, pero la realidad es que no llegaron ahí precisamente por los ciudadanos de Nuevo León.


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios