¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Dentro de los 25 proyectos prioritarios del Gobierno federal se encuentran la construcción de las refinerías, apoyos a adultos mayores y personas con discapacidad, la construcción del aeropuerto internacional, plantación de árboles, el programa “jóvenes construyendo el futuro” y las obras del Tren Maya entre otros, sin embargo, un tema que no ha sido abordado por el gobierno en turno es el de la niñez.

Es importante hacer hincapié en este tema, ya que la primera semana del 2020, se vio enmarcada por la violencia cometida contra la infancia en nuestro país. Hechos tan lamentables como los ocurridos en Torreón, Coahuila, donde un menor de once años disparó contra siete personas; el homicidio de un niño de trece años en la carretera Reynosa-Nuevo Laredo en Tamaulipas junto con su familia; el asesinato de una infante de dos años en Zaragoza, Coahuila donde sus padres resultaron heridos; las lesiones graves que culminaron con la vida de una niña de cinco años en Durango tras ser golpeada por su padrastro y su madre; el crimen cometido contra la menor de once años en Tepetzintla, Veracruz en el que asaltaron la tienda de abarrotes de su familia y mataron a su abuelo; o la violación y posterior homicidio de una pequeña de seis años en Cacahoatán, Chiapas, denotan que México no es un país apto para nuestras niñas, niños y adolescentes.

La implementación de políticas públicas fallidas contra la delincuencia, ha ocasionado que nuestros pequeños se vean afectados por una ola de violencia que cada día es más cruel, más visceral e inhumana. La comisión de delitos en México ha ido en crecimiento y la violencia se está normalizando en nuestra sociedad.

Es necesario que el Gobierno federal genere políticas públicas que observen el interés superior de la niñez, para garantizar de manera plena sus derechos a la alimentación, salud, educación, sano esparcimiento y, sobre todo, seguridad tanto física como emocional. Es tiempo de visibilizar el impacto de la violencia o experiencias de victimización que sufren los menores de edad, es urgente que el gobierno de la Cuarta Transformación ponga fin a la violencia que sufren los mexicanos más vulnerables.

Hoy más que nunca, la violencia que se vive en las calles, en las escuelas y en los hogares va en aumento y no debe pasar desapercibido que el acceso a las armas de fuego es cada día más fácil para los menores, lo que fomentan las dinámicas sociales violentas. La prevención del delito inicia en casa y las autoridades deben generar las condiciones adecuadas para que la sociedad se encuentre a salvo.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Dic 31, 2019
Lectura 3 min

Dic 10, 2019
Lectura 3 min

Nov 12, 2019
Lectura 3 min

Oct 29, 2019
Lectura 3 min

Comentarios