Los diputados y diputadas son la figura política en la que más desconfían los mexicanos, según el último estudio de confianza ciudadana realizado por el INE y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Y para abonar al distanciamiento, lo de los diputados de Nuevo León se mezcla entre el cinismo mayúsculo de la ignorancia y la incongruencia.

Resulta que los diputados priistas Ana González y Javier Caballero, decidieron hacer maletas y viajar a Qatar para disfrutar de las excentricidades del evento deportivo más grande en el mundo, el Mundial de Futbol.

Todos los trabajadores en México tienen derecho a vacaciones dignas y a un descanso satisfactorio, eso no lo discuto; pero mira que irse en los días en donde se debate el Presupuesto 2023, en un momento tenso por la elección del nuevo Fiscal de Nuevo León, con cientos de carpetas sin resolver y con una larga lista de problemas en el Estado es, por decir lo menos, una gran muestra de valemadrismo.

Piénsalo así, imagina que en la empresa en la que trabajas llevan meses en crisis, hay problemas que ponen en riesgo la salud de la compañía y tú eres director de un departamento sumamente clave para salvar la situación. Para sorpresa de todos, tú decides irte a un viaje planeado con semanas de anticipación, porque consideras que es más importante ver el último mundial de Messi y Cristiano Ronaldo que salvar la empresa y conservar tu trabajo, ¿te subirías al avión?

Decía Charles de Gaulle, ex primer ministro de Francia, que la política es demasiado seria para dejarla en manos de los políticos y tuvo toda la razón; mientras vivimos crisis de agua, de inseguridad, de movilidad y hasta de gobernabilidad, nuestros diputados tienen en su lista de prioridades los viajes de placer y las aficiones personales antes que los intereses inmediatos de los ciudadanos.

Te lo digo en serio, estos nombres ponlos en una lista y recuerda sus caras en el 2024, volverán a tu casa a pedirte el voto, te contarán uno que otro chiste y se harán pasar por políticos preocupados por tu bienestar. Y si a pesar de todo esto decides volver a votar por ellos, con toda franqueza, tienes lo que mereces.

Cuando los que te representan pierden la vergüenza y no pasa nada; cuando te muestran sus dos caras y no te genera coraje, cuando olvides que sus sueldos se pagan con tus impuestos… entonces lo habremos perdido todo.

La política es el arte de disfrazar de interés general, el interés particular. Porque todos queríamos ir a Qatar, ¿no?, quién fuera diputado de Nuevo León.