Nadie, absolutamente nadie, ni los grandulones de hoy, los otros dos mosqueteros, Rafa es el tercero, y no necesariamente en ese orden, Roger Federer y Novak Djokovic, ni los “Next Gen” retadores: Dominic Thiem, Alex Zverev, Andy Medvedev, Stefanos Tsitsipas, ni Kyrgios, Cilic, Raonic, que se han quedado cortos detrás de los “Tres” hubieran podido, ya no digo ganar, sino darle pelea al campeonísimo de Francia, Rafa Nadal, que ayer dio cátedra arrollando al “uno” del mundo, Novak Djokovic, en tres sets consecutivos 6-0, 6-2 y 7 -5, no perdió Djokovic, ganó Rafa Nadal su título 13 en el Grand Slam sobre canchas de arcilla, sin duda “SU” superficie, en el mítico complejo Roland Garros.

Nadie como Rafa en canchas de arcilla, sumando además su Grand Slam número 20, alcanzando a Roger Federer, que postea en sus redes no solo una felicitación a Rafa: “No hubiera logrado tanto de no ser por nuestra rivalidad”.

LA TARDE DE RAFA

Fue sin duda la “tarde de Rafa”, la más esperada por él y por su equipo, a la que se enfocaron desde el momento mismo en que todos los telones se bajaron para confinarnos por esta espantosa pandemia, cuando los organizadores del Abierto de Francia en el mítico “Roland Garros” anunciaron no la suspensión del torneo, como muchos otros, sino la “posposición” de junio a octubre, agandallándose, literalmente, la fecha de forma unilateral y sin negociar con nadie, el “Equipo Nadal” asumió que ese era el torneo y la final a la que había que enfocarse, Rafa dio la cara a todos sus colegas hombres y mujeres que le pedían jugar en el US Open en Nueva York la primera quincena de septiembre, algunos lo entendieron, otros lo criticaron por esa falta aparente de solidaridad con su gremio que le pedía acudir para levantar los ratings de televisión, Federer se había operado y no estaba listo, Djokovic sí, Rafa argumentó no estar listo para viajar.

NO TODOS LOS CAMINOS VAN A ROMA

Rafa no puso el Masters 1000 en el “Abierto de Roma” como una meta sino como una etapa para regresar, después de más de 200 largos días sin competir, después de su victoria en “Nuestro Abierto Mexicano Acapulco 2020”.

Ya en Roma, a Rafa le costó trabajo reencontrar el juego, la competencia, el timing, la adrenalina, cayendo en cuartos de final ante el argentino Diego Schwartzman, 17 del mundo, quien aprovechó de forma impecable esas condiciones en que Rafa llegó a Roma, muchos se fueron con la finta comentando y hasta “analizando” lo que para estos analistas era una baja de forma del español, nada más lejos de la verdad, Rafa Nadal tenía el foco puesto no solo en Roland Garros, sino en la finalísima que teóricamente, como así ocurrió, al número uno, Novak Djokovic, que, por cierto, acabó con las aspiraciones de Schwartzman en la final de Roma.

RAFA NIVEL MAESTRO

Novak Djokovic nunca pudo meter su juego, Rafa salió arrollador con su primer servicio, con sus devoluciones, con sus potentes tiros largos, rectos y cruzados, que sacaron constantemente al serbio de su centro, Djokovic nunca había perdido un set en 6 a 0 en un Grand Slam, Rafa lo hizo en ese primer set, es más, Djokovic, el “Uno” del mundo levantó los brazos y la cara al cielo festejando su primer game ganado en el uno a cero del segundo set que Rafa también le arrebata 6 a 2, el tercer set fue algo más parejo, el escaso y selecto público comenzó a gritar “Novak, Novak” en el 4 a 4 del tercer set, Rafa en lo suyo, en el 5 a 5 Rafa quiebra, se pone 6 a 5 y sirve como maestro para el 7 a 5 definitivo que rubrica con un “as” impecable.

Novak Djokovic le reconoce su victoria, Rafa agradece y al final rubrica: “No me preocupaba nunca el alcanzar a Roger en 20 Grand Slams, para mí es más importante ganar mi 13º Roland Garros… esta situación (la pandemia) nos ha golpeado a todos, gracias a los que pudieron venir, a los que nos siguen por televisión… espero regresar el próximo junio con estadio lleno.” Así de fácil…