En el recuento de los daños por sus fracasos al no haber podido meter a alguno de sus equipos a semifinales en esta atípica Champions, la “Premier” de Inglaterra y “La Liga” Española, sin duda las dos Ligas más ganadoras y exitosas que rivalizan cada fin de semana por tener “La Mejor Liga del Planeta”, los tres equipos españoles, Real Madrid, Barcelona y el Atlético de Madrid, dueños conformistas de ese tercer lugar de España, buscan la forma de salir de esta humillación europea mientras que allá en Inglaterra los “Citizens”, dirigidos por Pep Guardiola, y el Chelsea fueron cepillados, incapaces de tomar la estafeta cedida por el (todavía Campeón de Champions) Liverpool eliminado muy temprano por el Atlético de Madrid que entonces gritaba que estaban para alcanzar la gran final, algo así como soñar despierto, de todos ellos nadie cayó más al precipicio que el Barcelona de Messi y compañía.

LOS FANTASMAS DEL BARCELO

La crisis del Barcelona no es de hoy ni de ayer ni mucho menos de la derrota vergonzosa que les pegó el Bayern Munich, ni el Bayern es ocho veces a dos mejor que el Barsa, ni el Barcelona es tan malo como seis de diferencia con los campeones alemanes, en estos juegos de nocaut a un solo partido cuando vas dos abajo no te queda más que salir a buscar el descuento y ahí el rival puede aprovechar el desconcierto y la precipitación, más aún si tiene DNA alemán y todavía más si es el Bayern, esta derrota aplastante no hizo más que evidenciar la crisis del Barcelona que viene de una gestión arriesgada y, hoy se ratifica, equivocada de una directiva incapaz de ver desde hace tiempo, planear y ejecutar un cambio generacional natural porque el tiempo no perdona ni a los figurones del Barsa, la alineación ante el Bayern rozaba los 30 años de edad en promedio, meter fugazmente a Ricky o algunos otros canteranos no remedia nada, si a esto añadimos decisiones equivocadas al seleccionar director técnico la crisis se profundiza, solo que los resultados hasta el parón de marzo los ubicaban en el liderato de La Liga por encima del Real Madrid, que ya había recuperado “capital anímico” y convicción al regresar a Zinedine Zidane, que los lleva a alcanzar y rebasar al Barcelona para conquistar el título de España en los 11 partidos después de la cuarentena.

GERARD PIQUÉ Y QUIQUE SETIÉN

Al finalizar el partido en donde fueron aplastados 8 a 2 por el Bayern Munich, el técnico Quique Setién, en actitud timorata y medrosa, suelta frases que lo sentencian: “Yo llevo aquí apenas 6 meses…”, en lugar de asumir responsabilidad y renunciar con dignidad, contrasta totalmente con el valor de Gerard Piqué, líder natural del vestidor, dando la cara, asumiendo su responsabilidad minutos después de esa derrota: “Yo soy el primero que me ofrezco en que si tiene que venir sangre nueva y cambiar esta dinámica soy el primero en irme… ahora creo que sí hemos tocado fondo”.

A este Barcelona se le aparecieron de golpe y porrazo todos los fantasmas que los resultados venían escondiendo y tapando, solo que la reingeniería no se ve fácil y menos en esta época de cuidar recursos y tampoco es poner anuncios en el periódico buscando talento, de entrada la urgencia es “quiénes” vendrán a comprometerse a dirigir esta complicadísima misión de cortar figuras que ya terminaron su ciclo, y cómo suplirlos manteniendo la filosofía y ADN que es lo único que sacará adelante al “Gran Barcelona”… así de fácil…