¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Aquella temporada 1976 de la Fórmula Uno fue legendaria por muchas razones, la rivalidad entre Niki Lauda en Ferrari y el “Play Boy” James Hunt en McLaren se llevaba todos los reflectores, con temperamentos, objetivos y estilos de vida diametralmente opuestos, James Hunt, rebelde, descarado, mujeriego, audazmente llamativo, su cabello largo hacía “click” con la generación joven de aquella época, era un auténtico “Rock Star”, Niki por el contrario era frío, calculador, poco social, cerebral, poco simpático, alejado de los reflectores, cámaras y micrófonos, su vida privada era solo suya, nunca un escándalo, respondía siempre directo y muchas veces cortante, se respetaban pero no eran amigos, hasta que llegó el final de esa tremenda temporada 1976.

Tremendo accidente de Lauda

La temporada arrancó con el dominio de Lauda y su Ferrari llevándose 5 de las 9 primeras carreras, James Hunt solo el GP de España, llegan al GP de Alemania con una gran ventaja de Lauda en la tabla de posiciones, aun así Niki ataca la punta fiel a su estilo hasta que sufre un terrible accidente que casi le cuesta la vida al incendiarse el auto con Niki adentro, las asistencias no llegaron rápido al encontrarse lejos del lugar del choque, algunos de sus compañeros se detuvieron y algo pudieron hacer, Lauda sufrió graves quemaduras que le tuvieron en terapia intensiva por varios días, aún así y con la oposición de los médicos regresó a la pista tres Grandes Premios después con un sólido cuarto lugar seguido de un segundo lugar en Canada y un sexto en Estados Unidos, la ventaja se había esfumado y todo se definiría en el GP de Japón en donde quedando entre los 4 primeros el título sería suyo.

“Tengo miedo”

La mañana nublada precedió a la lluvia en el Circuito del Monte Fuji, en la junta de pilotos varios propusieron no salir a competir en esas condiciones, Niki no quería salir a competir y así lo comentó con su equipo, sin duda el fantasma del accidente en Alemania estaba presente aún, los compromisos con la Televisión y los más de cien mil aficionados en el circuito fueron factor para no posponer el evento.

Para la segunda vuelta Lauda ingresa a pits y abandona la carrera, los reclamos de la Escudería Ferrari fueron más que injustos, Niki solo alcanzó a decir “… esto es demasiado, tengo miedo…” en seguida sube al auto que lo lleva al Aeropuerto.

La traición

A lo que sigue se le conoce como “La Traición de Fuji”, porque muchos pilotos no abandonan como se habían comprometido, Hunt y su McLaren dominan la carrera hasta que deja de llover, entonces le ordenan seguir con esas llantas de lluvia hasta que una revienta, así llega a pits, cambian llanta y regresa en 6º que no le alcanzaba para el título, la remontada fue memorable, alcanza el 3º y con este el título, Ferrari, los tifosi y la prensa Italiana le dieron con todo a Lauda olvidando lo mucho que Niki les dio. Eventualmente Niki regresaría hasta lograr con McLaren el título 1983 y, entonces sí, retirarse por todo lo alto… así de fácil…


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Oct 17, 2019
Lectura 3 min

Desde mi palco

Desde mi palco: Concurso de cínicos

Alfredo Domínguez Muro


Oct 17, 2019 Lectura 3 min

Oct 14, 2019
Lectura 3 min

Desde mi palco

Desde mi palco: MARATÓN: ¿RÉCORD, TRAMPA O SHOW?

Alfredo Domínguez Muro


Oct 14, 2019 Lectura 3 min

Oct 7, 2019
Lectura 3 min

Oct 4, 2019
Lectura 3 min

Desde mi palco

Desde mi palco: Cruz Azul y sus sueños guajiros

Alfredo Domínguez Muro


Oct 4, 2019 Lectura 3 min

Comentarios