Las cortinas de miles de negocios se cerraron por meses. Muchos dueños de restaurantes hicieron hasta lo imposible por no correr a nadie de su equipo, pero el tiempo pasaba y la pandemia no cedía. Lo inevitable ocurrió y vinieron cientos de despidos. Pero eso no detuvo la tormenta y muchos tuvieron que cerrar para siempre.

“Fue dolorosísimo”, dice Germán González, Presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera (CANIRAC). Para muchos dueños de restaurantes fue caer en un abismo profundo. “Realmente la pasamos muy mal, quizás fue la peor crisis que hemos vivido como industria en la historia”, reconoce.

El sector restaurantero, que representa dos por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y que genera más de dos millones de empleos, se redujo. “Perdimos mucho tamaño”, dice Germán, y adelanta que se prevé una recuperación completa del sector hasta 2024 y de los empleos perdidos hasta 2025.

Pero hay otra cara de este abismo: la pandemia provocó una transformación profunda en la industria que ahora está lista para construir un futuro mejor.

Cuando todo marcha bien y estás en tu zona de confort hay pocos incentivos para cambiar, pero cuando estás en una tormenta estás obligado a transformarte, primero, para sobrevivir; después, para construir el futuro. Es el poder transformador de las crisis.

Por eso hoy, después de que pasó lo peor de la pandemia, los líderes del sector restaurantero están optimistas. Los cambios que han realizado en su operación y en su oferta, les dan, sin duda, esperanzas de que vendrán tiempos mejores.

Estos son 10 cambios positivos en el sector restaurantero que aceleró o provocó la pandemia:

1. Aplicación estricta de medidas sanitarias y de limpieza

2. Ahorros de costos y mayores eficiencias operativas 

3. Adopción de venta omnicanal: en locales, delivery y take away, usando canales digitales

4. Alianzas entre distintos restaurantes, grupos y proveedores

5. El boom de las dark kitchen

6. Mejora continua en la calidad del servicio al cliente

7. Tendencia creciente por el consumo saludable: menos grasa, menos azúcares, sustitutos de proteína animal, entre otros

8. Más sustentabilidad: compra de productos orgánicos, locales y con pagos justos

9. Economía circular: empaques biodegradables y compostables, además de la donación a bancos de alimentos

10. La innovación de los restaurantes brindando experiencias holísticas

“Cuando sales de una tormenta ya no eres la misma persona. Así está la industria restaurantera que hoy vemos. Hoy somos una industria totalmente revitalizada, con muchos ánimos y con muchas ideas que se generaron a partir de la pandemia”, dice el Presidente de la CANIRAC.

Para Germán, el sector restaurantero sigue siendo en México “la industria del sueño empresarial donde, con poca inversión, con buenas ideas y con trabajo duro, se puede trascender”.

Aprendamos de los empresarios restauranteros y usemos la crisis para transformarnos en mejores personas y mejores líderes, y para construir ese futuro mejor que todos queremos.

Genaro Mejía es periodista digital y de negocios con más de 20 años de experiencia y LinkedIn Top Voices 2019