Una barra de titanio en la pierna derecha implantada después de un horroroso accidente en 2006, varias fracturas y operaciones, madre de dos pequeños, un retiro doloroso y un regreso lleno de obstáculos saliendo a donde sea para pedir dinero y financiar su preparación rumbo a estos Olímpicos de Sochi, no pudieron detener la pasión, la vocación,  la meta de Noelle olímpica. 

Atropellada

Durante las prácticas del equipo norteamericano previo a los Olímpicos de Turín 2006, Noelle Pikus-Pace descendía en su skeleton, ese pequeño artefacto que más que un trineo, parece una patineta, y en el que se deslizan con la cara hacia delante. 

Por un error de quienes regulaban la pista, dejaron bajar un boobsleed, esos carritos para cuatro tripulantes con peso de media tonelada, que alcanza al skeleton golpeando severamente a Noelle. 

Trasladada al hospital, es operada de urgencia, colocándole una barra de titanio en su pierna derecha, razón por la cual siempre viaja con un certificado por aquello de los arcos metálicos en los aeropuertos.

El regreso

Para 2007 regresa después de un fuerte acondicionamiento, ganando los mundiales en St. Moritz.

Para Vancouver, la frustración de quedar fuera de las medallas por una centésima de segundo y el deseo de ser mamá, le hace anunciar su retiro apoyada por su esposo Janson. Vienen dos hijos, luego pierde a su tercer bebé y es entonces cuando Janson la apoya en su deseo por regresar a las competencias, pero bajo una premisa de mutuo consentimiento, toda la familia va a compartir la experiencia.

No alcanzan los dólares

Solamente que el apoyo del Comité Olímpico es muy escaso. La preparación en Europa y el viaje a Rusia están fuera de su alcance, la pequeña Lacee forma parte de un video que llega a varios amigos y familiares que la apoyan. 

Llegan a 25 mil dólares, pero no es suficiente, sin embargo llega de repente un cheque por 35 mil dólares de una donadora anónima. 

Luego apoyos de Pampers y Kellog´s. Janson se dedica a la ingeniería mecánica y es el diseñador del trineo.

En Sochi

Después de dos rondas, Noelle se coloca en la segunda posición detrás de la británica  Lizy Jarnold, favorita para el oro olímpico y con una muy ligera ventaja sobre un grupo de ocho, encabezado por la rusa Elena Nikitina.

Ya en la jornada de finales, Elizabeth Jarnold realiza dos descensos espectaculares para mantener la ventaja y llevarse el oro.  Pikus-Pace hace un descenso impecable acortando distancias pero no es suficiente, la plata está en su bolsa, el objetivo ha sido más que superado.

Jason y las niñas la rodean, entrevistas, fotografías, algunos autógrafos y cuando va por el ramo de flores previo a la ceremonia de medallas, Jason aplaude.

Así las cosas pues, Noelle Pikus- Pace tiene ya la plata alrededor de su cuello, el camino ha sido tremendo, nada tiene que probar a nadie excepto, quizá a sí misma, no hay otra explicación… Así de fácil.