La publicación el día de ayer en el Diario Oficial de la Federación del decreto por el que se modifica el artículo Décimo Tercero Transitorio de la Ley de Hidrocarburos que elimina la regulación asimétrica bajo la que operaba Petróleos Mexicanos como empresa preponderante en el sector, y que entrará en vigor a partir de hoy, es un paso más hacia lo que se percibe en la práctica como una contrarreforma a los cambios constitucionales que permitieron el ingreso de particulares al sector.

Precisamente, la Secretaría de Energía, argumenta que al ya haber mayor participación de privados, se hace más eficiente y competitivo el mercado, por lo que la regulación que existía para Pemex en materia de venta de hidrocarburos y petroquímicos ya no era necesaria.

Lo cierto es que la apertura del mercado y la competencia es una verdad a medias, al menos en el actual Gobierno federal, pues el regulador, la Comisión Reguladora de Energía ha mantenido frenados, alargado o incluso impedido la expedición de nuevas autorizaciones para importación y cambio de franquicias, entre otras, lo que en la práctica impedía la libre competencia y favorecía a Pemex.

¿Entonces, realmente la empresa productiva del Estado mexicano ya no es preponderante?

LA AGENDA ENERGÉTICA DEL T-MEC

La primera reunión de la Comisión de Libre Comercio del T-MEC, en donde participó la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, sirvió para sentar las bases de una agenda común en la materia, y también para que se ventilaran algunas diferencias referentes, precisamente, a la política energética del Gobierno mexicano, como lo reconoció la misma funcionaria federal tras el encuentro.

Aunque el tema fue tratado de manera general, se sabe que sí existe preocupación, no solo por la parte económica o el ambiente de inversión en el sector, sino por el cumplimiento de los objetivos ambientales.

No es ningún secreto que en el Gobierno estadounidense, bajo la administración de Joe Biden, se ha priorizado el impulso a las energías limpias, una política que se contrapone al giro que ha tomado el sector en la actual administración en México.

La próxima reunión trilateral será a mediados de junio, y ahí podrían empezar a ponerse más inquietudes sobre la mesa.