¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

En días pasados promoví la iniciativa Sembremos Esperanza para plantar 300 mil árboles en Puebla. La visión del programa es principalmente concientizar a los menores sobre el cuidado del medio ambiente y el respeto a la naturaleza ante los hechos recientes que hacen urgente de cuidar nuestro planeta y participar en la lucha contra el cambio climático que nos amenaza cada día más.

Sin embargo, es importante señalar que esta tarea de sembrar árboles la vengo realizando desde 1996, como una actividad que va más allá de mi vida política. Ya propiamente como iniciativa arrancó en 2017 con el objetivo de entregar al pueblo árboles que pudieran ser sembrados en diversas comunidades en beneficio de la reforestación de zonas boscosas, cuya vida se ha ido apagando durante los últimos años por cuestiones como la tala, explotación de madera e incendios forestales, entre otras

De esta manera, la campaña de reforestación Sembremos Esperanza busca concientizar al pueblo mexicano sobre la importancia de sembrar y conservar un árbol como una forma de mantener nuestro entorno natural.

Aunque en principio he emprendido esta iniciativa verde con recursos propios, mi propósito es que desde el Senado se trabaje coordinadamente con autoridades federales, estatales y municipales a fin de gestionar recursos para viralizar este programa y darle seguimiento.

Debemos crear conciencia de la situación de devastación ecológica que hemos creado en nuestro planeta, porque muchas veces las personas olvidan que el planeta no es un asunto ajeno, sino que nos compete a todos.

Por lo mismo, es necesario tener presente siempre, y lo reitero una vez más, que el “sistema ecológico universal” es vida y que cada manifestación de la naturaleza, como los árboles, son una expresión de ello; por lo que hago énfasis en la importancia del trabajo conjunto para cuidar de los ecosistemas, por ende nuestro planeta, y así, la humanidad.

En el tema de la deforestación, México en el 2016 perdió 253 mil hectáreas de bosques y selvas, 100 mil hectáreas más que el promedio registrado por el Gobierno mexicano ante la FAO en el lustro 2010-2015; esto en parte por el crecimiento ganadero y agrícola que también está acabando con los ecosistemas boscosos y selváticos en México. Esto significa que la deforestación en el país creció un 36 por ciento en ese año, según la plataforma Global Forest Watch y la organización no gubernamental mexicana Reforestamos.

Es así como el daño que la contaminación, la deforestación y otros factores han provocado en estos ecosistemas es muy grande por lo que debemos actuar ya. Otro ejemplo, es que 600 mil niños mueren al año por la contaminación del aire y sabemos que los árboles son lo que se encargan de limpiar el aire.

Tras esta reflexión, exhorto a todos los mexicanos a sumar esfuerzos en un ‘gran movimiento’ para que el mensaje en beneficio del medio ambiente llegue a todos los rincones de nuestra nación.

Que la iniciativa verde que impulso desde el Grupo Parlamentario de Morena se difunda para que las acciones para el cuidado del planeta se repliquen en todo el país, no sólo en Puebla, y así llegue a todas las comunidades.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Jul 31, 2020
Lectura 3 min

Senador de la República

Entre Lozoya y el Avión Presidencial

Alejandro Armenta


Jul 31, 2020 Lectura 3 min

Jul 17, 2020
Lectura 3 min

Senador de la República

Ley de Ingresos y Parlamento Abierto

Alejandro Armenta


Jul 17, 2020 Lectura 3 min

Jun 25, 2020
Lectura 4 min

Senador de la República

Diabetes y obesidad, la otra pandemia

Alejandro Armenta


Jun 25, 2020 Lectura 4 min

Jun 3, 2020
Lectura 4 min

Senador de la República

Multinacionales en la mira

Alejandro Armenta


Jun 3, 2020 Lectura 4 min

Comentarios