Sin temor de ser impreciso con los cálculos, «el tiempo vuela» para el gobierno federal, que el día de hoy a través de su representante, dará el mensaje de logros alcanzados durante la presente administración, que serán de la mayor importancia para la sociedad.

Mas allá del estilo y la forma de gobernar del titular del ejecutivo federal, —Daniel Cosió Villegas lo describió muy bien— lo trascendente será el contenido. Conocerlo con precisión, brindará la oportunidad a los interesados en el tema, valorar el esfuerzo, contrastar lo realizado con lo anterior, calificar lo informado desde la perspectiva ciudadana, identificar avances, señalar retrasos y estancamientos y desde luego, despejar la incertidumbre, para observar con claridad el rumbo que sigue la nación.

Que importante sería que tanto el informe como la evaluación, se cumplieran libres de matices y filtros dogmáticos, ni de quien informa, como tampoco de aquellos que califican. Sé que puede parecer iluso el planteamiento, sin embargo, en un escenario así, la objetividad y la verdad estarían presentes, incentivando la confianza reciproca y la corresponsabilidad, tan importantes para generar entre la población, seguridad, y certidumbre, entre las partes involucradas, «sociedad y gobierno» de lo contrario, lo que prevalecerá, será, manipulación de la información y desconfianza.

Mucho éxito al señor presidente en su 4º Informe.

Como ciudadano, uno más de nuestra gran nación, orgullosamente, reconozco lo importante que sería, en tan emblemático momento, se aproveche para pronunciar un poderoso llamado a la reconciliación nacional, que termine con la polarización social y el encono.

Esperamos que éste sea el inicio de una etapa de apertura y diálogo entre todas las partes que constituyen nuestra nacionalidad, plural, diversa y multicultural, representada por una gran sociedad civil de conciencia activa, comprometida plenamente, en la construcción del mejor porvenir para todos.

Que esperanzador e inolvidable sería éste día, primero de septiembre del 2022, atestiguar el momento, en el que vimos ingresar al titular del gobierno de un país fragmentado a la ceremonia del 4º Informe de Gobierno, y al salir de la ceremonia, contemplamos al hombre erguido y digno, como Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, abanderado de todos los ciudadanos, promotor incansable del esfuerzo nacional, líder de todos los mexicanos corresponsables del esfuerzo integral, listos para conquistar juntos, el mejor porvenir para toda la nación.

Queremos al presidente reconocido, protegido y apoyado, más allá de las fuerzas armadas, por la sociedad mexicana. Manos a la obra, que el tiempo vuela.
Que viva el pueblo de México. Que viva el esfuerzo nacional. Que viva la dignidad nacional. Que viva México.