La historia de una de las organizaciones sindicales mas importantes de México como es CTC, se ha significado por la necesidad permanente de sus integrantes, por sobrevivir a todo tipo de adversidades.

Desde su origen, hace poco mas de 44 años, los sindicatos liderados por los hermanos Leonel y Abel Domínguez Rivero, tuvieron que enfrentar y superar múltiples conflictos, desde la animadversión gubernamental del Estado de México a finales de la década de los setentas, hasta la franca hostilidad de poderosas confederaciones de trabajadores establecidas, que se opusieron al nacimiento, de una nueva organización sindical que llegaba para competir, contra los intereses creados en el sindicalismo oficial.

Bajo el principio de impulsar un Nuevo Sindicalismo en México, los fundadores de la Confederación de Trabajadores y Campesinos, se dieron a la tarea fortalecer la organización, en primer lugar jurídicamente, constituir nuevos sindicatos y federaciones en diversas partes del país, así como integrar jóvenes y mujeres con nuevas ideas e impulsos, para formar nuevos lideres surgidos de la base trabajadora, constituir la Escuela de Formación de Cuadros Sindicales, la creación de los Círculos de Obreros Libres de la CTC, promoviendo desde el municipio de Cuautitlán, reuniones permanente de dirigentes sindicales locales, de talleres y empresas, debatiendo sobre la historia del sindicalismo en el mundo, acerca de los grandes problemas nacionales, los desafíos del bienestar social de las familias obreras, y las mejores estrategias de lucha, para la defensa y crecimiento de los trabajadores y sus organizaciones.

Desde aquellos años, los lideres de CTC, vivieron intensa lucha por obtener la titularidad de múltiples contratos colectivos de trabajo mediante demandas de titularidad.
El trabajo nunca fue fácil. En paralelo, la principal directriz de la dirigencia nacional, hasta la fecha, fue impulsar desde siempre, las mejores prestaciones y salarios entre los trabajadores cetesistas agremiados.

Es innegable; el origen de CTC, es de lucha y confrontación. Resistencia, perseverancia e inalterable compromiso social.
Con la visión amplia y permanente de alianzas sindicales, políticas, empresariales y sociales, los sindicatos agrupados en la Confederación, han avanzado implacablemente, siempre, en favor de los trabajadores.

Ciertamente con el paso de los años, las cosas han cambiado radicalmente. Actualmente, se vive un proceso de intensa transformación nacional, etapa de la historia nacional, en la que CTC, observa claramente como oportunidad para el crecimiento, no como tragedia.

Para mejorar la forma de hacer sindicalismo nuevo sin resistencias al cambio, se comprende bien, que se requiere rescatar el derecho de huelga, avanzar en la democratización de la vida interna de los sindicatos, mejorar la relación con los trabajadores y las empresas, para el desarrollo de los mejores contratos colectivos de trabajo, con libertad, democracia y transparencia.

Los compromisos de CTC que aquí se describen, destacan que, la prioridad, es y será siempre, asegurar por encima de todo, los derechos de los trabajadores; salario digno, reparto justo de utilidades y jubilación, entre otras prioritarias prestaciones para los trabajadores.

Con el liderazgo de Abel Domínguez Azús, «líder mas joven entre confederaciones nacionales» así como de todos los lideres de sindicatos y federaciones, fundadores e integrantes de la organización, en días pasados, reunidos en la Finca Doña Eulalia, sellaron el compromiso inalterable de; unidad interna, respeto, solidaridad, y fraternidad, para todas las organizaciones sindicales que luchan en favor de las causas de los trabajadores en México y en el mundo. Ratificaron su compromiso inalterable, de seguir adelante, implacablemente, en favor de México, libre y justo, para todos los mexicanos.

Por lo anterior, en CTC, se reconoce y respeta la pluralidad política interna y social, consecuencia natural de la inmensa diversidad cultural que prevalece en el país.

La CTC, contribuye al fomento de la unidad nacional.
Avanza significativamente, en la legitimación de contratos colectivos de trabajo, así como en la colaboración activa para la aplicación y perfeccionamiento de la reforma laboral, en su responsable y oportuna aplicación, mediante el dialogo fructífero y permanente entre las partes involucradas.

CTC, continua en su proceso de transformación, contribuyendo, respetando la diversidad política y cultural, reconociendo la importancia y trascendencia de la Reforma Laboral, así como en la dinámica de transformación nacional.

Por último, CTC enfatiza, que los sindicatos se encuentran frente a la gran oportunidad, de volver al origen de lucha en favor de los trabajadores.
En CTC, el compromiso de transformación es determinante.
Abel Domínguez Azuz suscribió; «si bien es cierto, no somos la central más numerosa, si somos, la mas congruente, confiable y segura para todas las partes».