Nada más tuvo que pasar medio siglo para que un mexicano, el segundo de la historia, pudiera ganar un Gran Premio en la Fórmula 1.El tapatío Sergio Checo Pérez puso en la escena mundial el Himno Nacional en Sakhir. Su marca personal es top en estos momentos, pero por increíble que parezca su futuro es incierto.

Se acercó a besar una imagen del Cristo de los Milagros, en el lado derecho de su parabrisas… Se llevó las manos a la cabeza, para sacudírsela sobre el casco. Salió de su monoplaza rosa caminando lento, por el peso descomunal que adquirieron sus piernas. Había dejado el alma en la pista de Sakhir para cruzar la meta antes que nadie. Esa aspiración que había perseguido desde muy pequeño, emular con el pensamiento a uno de sus grandes ídolos, el gran Ricardo Rodríguez, quien cometió la hazaña en 1967 y 1970.

Checo inició su contacto con el deporte con un corazón multiplicado por dos. Americanista desde el nacimiento, soñaba con ser jugador de futbol para militar en el equipo de sus amores, pero también le gustaba correr en la pista.

A los seis años de edad, comenzó a correr en el catering de pruebas, donde resultó subcampeón del mismo torneo en 1996 y un año después compitió en la categoría juvenil con apenas siete añitos, y uno después se alzó campeón. A los 12, compitió en Midwestern y en la Fórmula Skip Barber Nacional fue el novato del año a los 14, con la Escudería Telmex. El más joven en conseguirlo.

Vendrían después la Fórmula 3 Británica, el GP 2 Asia Series y en 2010 llegó a la Fórmula 1 con el Equipo Sauber, mientras que la escudería Ferrari daba a conocer que Pérez formaba parte de su academia de pilotos. Todo esto cunado contaba con sólo 20 años de edad.

En 2012 pasó a McLaren, en 2012 a Force India, hoy Racing Point.

BAÑO DE MARCAS

Al llegar a la F1, el piloto mexicano comenzó con marcas patrocinadoras de élite, las principales inter protección, Xades, Red Cola, Telmex, Telcel, Claro y hasta Pemex. Las últimas cuatro, ubicadas entre las 12 más valiosas de México.

Tras anunciarse que al final de la actual temporada, Checo quedaría desvinculado de Racing Point, con quien tenía contrato hasta 2022, la permanencia del piloto mexicano en la Gran Carpa se empezó a tambalear en el pandémico 2020.

Para la temporada 2021 de la F1 quedan pocos asientos por definirse: uno de ellos el de Red Bull al lado de Max Verstappen; los dos puestos de la escudería Toro Rosso (filial de esta marca), más los dos asientos del equipo Alfa Romeo y los dos de Haas.

Días antes de su consagración en Sakhir, Sergio manejó la posibilidad de tomar un año sabático mientras las aguas tomaran su cauce. Obvio que con este sonado triunfo, sus bonos en cuanto a palmarés y performance se elevan, aunque nada esté claro en el resto del año.

El salario actual del mexicano en el magno circuito es de 4.8 millones de dólares anuales, que están fuera de sus patrocinios personales, que sin embargo también penden de que el tapatío continúe en el máximo escaparate. La razón de un sueldo tan alto dice Javier Salinas, ex presidente de la Liga Mexicana de Beisbol y experto en dirección de marketing, se justifica porque se cada atleta del deporte motor se juega la vida en cada carrera. Y añade que Checo no sólo debe integrar el reparto de pilotos de la F1, sino aspirar a seguir con la marcha triunfadora de a mano de la tecnología, algo que no todas las escuderías pueden garantizar.

EL EXPOSURE Y LA VIDA EN ROSA

El domingo 6 de diciembre quedará tatuado en las neuronas de todos los fans del deporte.

Subir al Podio para entonar el Himno de México con un Checo Pérez escurriendo lágrimas de emoción y orgullo quedará para el recuerdo. En un final del día no apto para gente con problemas cardíacos, Pumas lograría la gesta más importante de su historial en Liguillas al pasar a la Final del Torneo Guard1anes 2020, levantándose de un 4-0 en la Semifinal de Ida, para vencer por idéntico marcador al Cruz Azul.

Un detalle curioso es el día dorado que completó un popular marca de envíos de paquetería, como lo reseñó el profesor de marketing Francisco San José en su cuenta de Twitter: “El gran ganador de la jornada  en términos de exposure de marca fue @DHLMex que estuvo en los dos eventos más mediátcos, como patrocinador de @PumasMX y del GP de Sakhir de la Fórmula 1 en el que @SChecoPerez obtuvo la victoria”.

Algo más sobre la imagen única de Pérez en la Fórmula 1: El color rosa de su RP 20, además en su atuendo y casco, se debe a que decidió conservar en este 2020 el estilo impuesto en años pasados, con la escudería de Vijay Mallya y bólido VJM10. La razón central fue el ingreso de patrocinio de la marca de agua BWT (Best Water Techonologies), con sede en Mondsee, Austria, la número uno de consumo en Europa, y cuya identidad gráfica es rosa.

En 1984, el brasileño Emerson Fitipaldi usó un auto del mismo color en la categoría Indy 500, patrocinado por Wit Racing Promotions.

LA CONTINUACIÓN DEL LEGADO

Pedro Rodríguez de la Vega murió el 11 de julio de 1971, como siempre lo quiso, en la pista, al igual que un torero que aspira a morir en un ruedo, porque se trata de un destino elegido por convicción. Fue en las 200 millas de Norisring, en la ciudad de Nuremberg, Alemania, a bordo de su Ferrari 521M.

Con la pérdida de este astro, se acabó una etapa importante para el automovilismo mexicano.

Un año atrás, ganó el Gran Premio de Bélgica de 1970, la última gran gloria en estas latitudes, aunque también ganó la anterior, en 1967, en Kylami, Sudáfrica, y participó en 54 competiciones.

Su hermano Ricardo defendió a la escudería Ferrari en la temporada 1961, aunque, solo participó en 5 grandes premios, el 1 de noviembre de 1962 falleció a causa de un trágico accidente en las prácticas de la primera carrera de la Fórmula 1 en México.

También llegaron a participar en esta supremacía con resultados no tan destacados, Moisés Solana (ocho carreras y terminó dos), Héctor Rebaque (con cinco temporadas y 41 G)y Esteban Gutiérrez (con 59 carreras).

A sus 30 años de edad, ¿pierde solamente Checo Pérez si queda fuera de la Fórmula 1? También perdería el mundo motor a un hombre en plenitud, que demostró ser capaz de llegar muy lejos. El Shabat no debe ser para él. Al menos no ahora.

¿Quién es Héctor Quispe?

Periodista y consultor. Dirige CID Consultoría, casa de soluciones en cifras y contenidos enfocados en el fan y su identidad; es MBA en Dirección y Gestión de Entidades Deportivas, por la Universidad Europea de Madrid, la especialidad de Periodismo Deportivo, por el Programa Prensa y Democracia de la Universidad Iberoamericana. Coordina el Diplomado de Periodismo Deportivo Digital en la Escuela Carlos Septién García, y el de Marketing and Communication for Sports Brands, en la Universidad Anáhuac. Su análisis es consultado por diferentes medios en torno a negocios y deporte: Red Forbes, MedioTiempo, Expansión, El País, Fox News, Telemundo, Foro TV y TUDN, entre otros. Realiza una consultoría editorial en el diario AM de Querétaro, y publica cada jueves en Reporte Índigo.