¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Todo comienza dentro de una juguetería, ahí Richard Linklater conoce a Amy Lehrhaupt, corre el año de 1989, y sucede lo inevitable: una caminata en conjunto con la tarde, la charla se vuelve agradable, pasan las horas, llega la medianoche y termina el momento mágico antes del amanecer.

Esta situación de hace poco más de 30 años inspiró al cineasta a escribir un guión igual de minimalista que su encuentro fortuito, el cual logró cristalizar en 1995 en la película Antes del amanecer, con las actuaciones de Ethan Hawke y Julie Delpy en los roles de Jesse y Céline, respectivamente.

En la ficción, Jesse conoce a Céline en un tren que va de Budapest a Viena, el hombre va camino a Austria para tomar un vuelo de regreso a Estados Unidos, ahí la química surge y la plática sigue por el resto del 16 de junio de 1994, hasta despedirse poco antes de que llegue el alba.

A 25 años de su estreno, Antes del amanecer sigue siendo fresca, actual y emotiva para quienes disfrutamos de justo eso, un instante, del caminar y de la fluidez de las palabras de un diálogo, sin celulares de por medio que interrumpan la dinámica de un principio universal: conocer al otro y sentirnos identificados.

Hablar del todo o la nada, saberse discrepante en temas, acucioso a defender una postura y tener la inercia por completo al entregarse a una conversación que es empática, de eso va esta primera cinta que luego se convirtió en trilogía, con Antes del atardecer (2004) y Antes de la medianoche (2013), cada una con nueve años de distancia.

La aprobación de la primera entrega de 1995 es unánime, en Rotten Tomatoes tiene el 100 por ciento de favoritismo de la crítica, es una película que se ha vuelto de culto internacional, además Linklater recibió el Oso de Plata en el Festival de Cine de Berlín por su dirección.

Debido a que los diálogos son la espina medular de los tres largometrajes, Delpy y Hawke fueron invitados a reescribir Antes del amanecer y a ser co-guionistas del resto de las películas. La actriz admitió años después que ella y su co-protagonista prácticamente rehicieron lo escrito por Linklater y Kim Krizan, pero que no exigieron tener el crédito como escritores, de lo cual se arrepintió.

De la historia original de Linklater, la realidad es que mantuvo el contacto un tiempo con Lehrhaupt, hasta que perdieron comunicación, fue hasta el año 2010 que el director se enteró que ella falleció en un accidente de motocicleta el 9 de mayo de 1994, por lo que nunca vio la obra que inspiró. El realizador le dedicó el cierre de la trilogía en los créditos finales.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Feb 20, 2020
Lectura 3 min

CELULOIDE

Celuloide: Gasolina, furia y venganza

Hidalgo Neira


Feb 20, 2020 Lectura 3 min

Feb 13, 2020
Lectura 3 min

CELULOIDE

Celuloide: Se cumplió La grande illusion

Hidalgo Neira


Feb 13, 2020 Lectura 3 min

Feb 6, 2020
Lectura 3 min

CELULOIDE

Celuloide: Las olvidadas al Oscar

Hidalgo Neira


Feb 6, 2020 Lectura 3 min

Ene 23, 2020
Lectura 3 min

CELULOIDE

Celuloide: En espíritu de libertad

Hidalgo Neira


Ene 23, 2020 Lectura 3 min

Comentarios