Desde que inició la 60 Legislatura el cargo de coordinador de la fracción priista causó roces. 

Muchos cuestionaron que Miguel Castro quedara a la cabeza y reprocharon que en la primera negociación el PRI perdiera control del Congreso. El problema ahora es que los priistas no hayan cómo darle las gracias y despedirlo. 

El nombramiento que recibió como presidente del PRI Guadalajara anticipa lo que sucederá: A él se le pretenden encomendar las tareas electorales en la capital de Jalisco. 

Una posición que se antoja difícil considerando que Movimiento Ciudadano lleva ventaja. Se espera que su relevo se dé pasando diciembre, una vez que se apruebe el presupuesto del 2014. 

Entre sus posibles  sucesores están Héctor Pizano y Rafael González Pimienta, aunque algunos alegan que el estado de salud de este último le impide cumplir con dichas labores. 

Subsecretario y jefe de compras 

Además de la notable influencia que tiene Alberto Lamas en el gobernador de Jalisco, hay otro personaje que desde su llegada al gobierno se posicionó y creció. 

Se trata de Salvador González Reséndiz, exalcalde de Puerto Vallarta y actual subsecretario de Administración con “súper poderes”, según un decreto emitido por el gobernador, donde se le permite nombrar a los titulares de los OPD’s. 

Ahora se dice al interior del gabinete que no se compra “ni un clavo” sin que González Reséndiz lo apruebe, con lo que el exalcalde y amigo del gobernador se posiciona como una suerte de jefe de compras, a pesar de su pésimo trabajo como administrador del endeudado puerto.