¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Finalmente Jaime Rodríguez Calderón desistió de su intento porque su amigo Jesús Hernández Martínez fuera ratificado por el Congreso local como titular de la Contraloría Estatal y asumirá nuevas funciones en la administración de Nuevo León.

El funcionario, quien ha sido uno de los colaboradores más cercanos de “El Bronco” desde que ocupó la presidencia municipal en García, tenía más de un año como Encargado de Despacho de la Contraloría y Transparencia Gubernamental.

Sin embargo, el mandatario estatal había rehusado enviar la propuesta formal al Congreso para que obtuviera el nombramiento oficial. La razón: nunca encontró las condiciones para su aprobación, ya que los legisladores no veían con buenos ojos que Hernández ocupara el puesto de contralor, pues tiene una amistad personal con el gobernador.

Hace unas semanas, Jaime Rodríguez había señalado que Hernández era su única propuesta para la Contraloría y que no había otro perfil para el puesto, por lo que enviaría su propuesta hasta tener el visto bueno en la negociación con los legisladores.

Pero Hernández no dejará el gobierno estatal, pues ahora asumirá el cargo de Jefe de la Oficina Ejecutiva, en donde despacha Gerardo Guajardo, quien, a su vez, llegará a la Contraloría.

El puesto de contralor tendrá que ser ratificado por el Congreso local.

¿Ahora sí tendrá “amarrado” el nombramiento el titular del Ejecutivo local? ¿Tardará otro año en enviar su propuesta al Legislativo? Con “El Bronco” nunca se sabe.

La bancada panista no va con la agenda de Samuel

El grupo parlamentario del PAN en el Congreso local ha dejado claro que no permitirán que prospere la petición del senador de Movimiento Ciudadano, Samuel García, quien propone la destitución del gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

El artículo 106 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Nuevo León impide que el gobernador sea acusado por temas electorales, solamente por traición a la patria y delitos graves del orden común durante el ejercicio de su cargo.

Este artículo sería la clave para los diputados panistas, a pesar de que su coordinador, Carlos de la Fuente, mencione que están analizando las situaciones legales.

El diputado albiazul, Juan Carlos Ruiz, interpuso una iniciativa para derogar el artículo 106 de la Constitución de Nuevo León, el cual será votado el próximo periodo ordinario de sesiones.

¿Cuál es el mensaje con esta iniciativa? Que los panistas están pensando que no se puede acusar al gobernador más allá de lo que dice la Constitución de este estado.

Y a esto se le suma que De la Fuente fue claro en decir que ningún funcionario que no esté en el Congreso local, como Samuel García, por ejemplo, puede marcar la agenda legislativa.

Parece claro que no atenderán su petición de sustitución al gobernador


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios