¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Con llegada de Agustín Basave a la dirigencia estatal de Movimiento Ciudadano se intensificaron las negociaciones para apuntalar el rumbo del partido de cara a la renovación de la gubernatura y muy particularmente el proyecto político de Samuel García, quien pretende convertirse en el sucesor de El Bronco.

Basave reconoció el día de ayer que se está negociando con legisladores de diferentes partidos para sumarse a MC de cara a 2021.

Entre los que están más cercanos a integrarse, de momento, a la bancada naranja en el Congreso local son Tabita Ortiz del PES y Arturo Bonifacio de la Garza de Morena, los respectivos anuncios podrían darse en los próximos días con todas las implicaciones de su cambio de bandera.

Otro que también está siendo tentado por Basave y Samuel García es el actual presidente del Congreso, el priista Marco Antonio González, a quien se podría sumar también Melchor Heredia.

Con esto, si le salen las cuentas a Basave, Movimiento Ciudadano podría convertirse en la segunda bancada más numerosa del Congreso local, solo detrás del PAN, con posibilidades de presidir la Mesa Directiva en el tercer año legislativo. Sí, en año electoral, la bancada naranja podría controlar el Legislativo.

¿Sorpresas o traiciones?

La salida de Tabita Ortiz Hernández de Encuentro Social, al parecer ya no sería una sorpresa, pues no solo no ha presentado en toda la legislatura alguna iniciativa pro-vida, fundamental en el ideario del PES, sino que se ha visto más cómoda apoyando la agenda emecista. Algo muy distinto será cómo se lo tomen sus votantes del distrito 7 de Monterrey, sobre todo los grupos cristianos que la apoyaron. El acercamiento de Tabita con los líderes estatales naranjas se concretó a través de Iván Garza, excandidato de MC a la alcaldía de Monterrey.

En el caso de ‘Boni’, nos comentan que ha sido el propio legislador morenista quien se ha acercado con Movimiento Ciudadano para concretar su salida de la bancada guinda para sumarse al grupo que coordina Luis Donaldo Colosio.

Y aquí hay muchos, desde la cúpula morenista hasta sus compañeros de bancada que se sienten traicionados, pues Arturo Bonifacio llegó por la vía plurinominal, es decir con todas las facilidades y todo el apoyo por parte de Morena, y hoy está a punto de abandonar el grupo.

En el caso de Marco González, la razón de fondo por la que considera su salida es por diferencias con el coordinador priista Francisco Cienfuegos, y por la posibilidad de tener un proyecto político rumbo a 2021 en las filas emecistas.


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios