Los recortes presupuestales, improvisaciones y malos manejos que ha realizado este gobierno están minando los derechos de los mexicanos.

Estamos en la segunda parte del sexenio y continúan los desabastos de medicamentos. El IMSS no compró el 91% de las medicinas que hacen falta para salvar la vida de las personas y por lo que se ve, lamentablemente continuará el desabasto, cobrando la vida de los mexicanos.

El 12 de noviembre, el Presidente se comprometió y nuevamente fallarán a su palabra de lo prometido.

Como consecuencia de las malas políticas públicas, la Ciudad de México ya demuestra insatisfacción. Según la Encuesta Nacional de Bienestar Autorreportado 2021 del INEGI, con la cual se refleja cómo los aspectos de la vida personal, familiar, laboral y social impactan en el nivel de bienestar de las y los mexicanos, se reporta lo siguiente:

De todo el país, los ciudadanos de Nuevo León se consideran los más satisfechos con su vida, y la peor entidad federativa de todo el país, en el lugar 32, en el fondo, está la Ciudad de México. En resumen, en la Ciudad de México se vive la mayor insatisfacción y claro, hay inseguridad, no hay empleo, un transporte público deficiente.

Pena le debería de dar a Claudia Sheinbaum pasearse por el país en una ilegal campaña, cuando sus gobernados son los que peor la están pasando a nivel nacional.

Para los mexicanos, lo que mayor satisfacción les da es su vida en familia, la libertad para decidir y su vivienda. En contraste, lo que mayor insatisfacción les da, son los servicios públicos y la seguridad ciudadana.

Para concluir, no podemos dejar pasar el fallo del INE por el que decidieron posponer la realización de la revocación de mandato por la falta de presupuesto.

Desde un principio se le solicitó a la bancada de Morena en la Cámara de Diputados que se le asignara los recursos suficientes al INE para poder realizar este ejercicio participativo, sin embargo, no lo hicieron.

Lo que necesita el INE no son amenazas de juicios políticos, ni amedrentamientos de funcionarios del gobierno. Lo que necesita es que se le asignen recursos suficientes para cumplir con el mandato de ley.

Esperemos que este 2022 las cosas mejoren aunque el panorama no es nada alentador. Desde la oposición seguiremos haciendo frente a los caprichos del gobierno en turno.