El futbol es el deporte nacional y en cada cabeza mexicana que ama este deporte hay un técnico que elige en la mejor cancha posible, la de su pensamiento, a los jugadores y formaciones que cree lo llevarán al triunfo. Pero es quizá más interesante ponerse en la cabeza de un dueño. ¿Amaury Vergara lo está haciendo bien en Chivas?

Estimado fan, el asunto no es menor. La inversión hecha en 2019 para constituir la nueva cara del rebaño fue de casi 50 millones de dólares. Los resultados no dan hasta el momento lo que se esperaba. Pero, ¿de quién es la culpa? Técnico, jugadores, director deportivo y propietario desean que todo marche bien. Entonces, ¿por qué sale mal?

Ricardo Peláez llegó en un momento muy exigente. Tras la salida de Matías Almeyda, a quien contrató el finado Jorge Vergara Madrigal, y que logró la más reciente racha triunfal para este club en tiempo récord, pues desde 2015 a 2018 obtuvo dos campeonatos de Liga, uno de Copa MX, otro de Súper Copa MX, más el de la Concacaf, que le permitió clasificar al Mundial de Clubes.

El ‘Pelado’ Almeyda salió del club tapatío bajo el argumento de diferencias con la directiva, en la que ya no tomaba las decisiones un enfermo presidente, y las riendas fueron asumidas por su hijo Amaury.

¿Cómo va la gestión del heredero del legado Vergara?

No importa si le vas a los rojiblancos o a otro equipo de la Liga BBVA MX, esta invitación es para ti, para que armes tu propio rompecabezas chiva.

¿QUÉ RAYOS ES GESTIÓN?

La gestión deportiva es el conjunto de procedimientos plenamente planifica

dos para lograr resultados. No es una isla entre las diferentes gestiones que pueden ponerse en marcha en otras empresas de diferentes ámbitos. Pero la referencia más directa es siempre el sector deportivo, porque es más vistoso para el público lo que se realiza, aunque nazca desde un escritorio por quien pone en juego los recursos económicos.

Se trata de una labor permanente, porque requiere no sólo de trazo de objetivos, sino de la evaluación del desarrollo y ejecución de los mismos para lograr los resultados planteados.

En una entidad deportiva todo apunta al éxito, como en cualquier empresa, que lo primordial es ganar, pero contempla o visualiza un margen de error para poder tener la flexibilidad de corregir en el camino.

Mucho del éxito se consigue desde el trazo de objetivos, en la planificación. Planificar no significa planear o redactar planes en un papel como si fuera un listado de propósitos a cumplir. Se trata, por el contrario, de una formulación de objetivos, es decir, metas medibles que deben superarse en un tiempo y espacio determinados. Mucho del atraso en las entidades deportivas profesionales de México se debe a que en este país apenas se planea, nunca se planifica, según comentó el genio del marketing deportivo español, Vicente Casado a un puñado de imberbes estudiantes de la Maestría en Dirección y Gestión de Entidades Deportivas de la Escuela Universitaria del Real Madrid, a su vez avalada por Universidad Europea —en el que se incluía este columnista entre 2007 y 2009—. Hoy este profesor es el director de marketing de la Federación Española de Futbol, luego de llevar a buen puerto la imagen académica del club merengue y ser Jefe de Desarrollo de La Liga.

“No se entiende que con tantos recursos materiales en México les cueste tanto trabajo planificar”, expuso en clase.

 

SE TRATA DE ASUMIR

Opinar de la gestión deportiva es más que atractivo cuando no pones en juego tu dinero.

Los empresarios deben conocer de gestión y aplicarla de forma eficiente. En los tiempos del ecosistema digital hay una multitud de simuladores en apps que permiten al fan asumir el joystick de un cargo que en el mundo real online no sería fácil desempeñar, pero que si se tiene la oportunidad, también adquiere un conjunto de responsabilidades. Que si son correctamente asumidas envuelven al ejecutor de un constante estrés y hasta de una depresión.

En el caso de Chivas, la partida de Jorge Vergara desencadenó una problemática genuina. El líder de Omnilife tenía una personalidad controladora y a eso debía su protagonismo, algo que ayudó a la presencia mediática del Chiverío.

Almeyda tuvo éxito en poco tiempo como pastor de un equipo formado teóricamente por los mejores jugadores mexicanos disponibles en un mercado plagado de estrellas extranjeras. El ‘Pelado’ tuvo manga ancha total, porque no únicamente era estratega del primer equipo, sino que asumió por sí mismo una especie de gerencia deportiva que le permitía elegir y supervisar las contrataciones, además de las fuerzas básicas. Tuvo una gestión total.

La coincidencia de problemas fue cuando le empezaron a poner colaboradores que no pidió.

COLOCA TUS PIEZAS

Una vez consumada la ruptura, el proceso de Chivas resultó un auténtico vía crucis, en el que a pasar de las inversiones y esfuerzos el equipo no logra levantar.

De acuerdo a lo repasado, de qué se trata el futbol profesional, de sólo 22 loquitos corriendo tras un balón, o de toda una organización donde deben conferir intereses deportivos y de negocio y del que dependen las familias de los integrantes de todos y cada uno de sus departamentos.

Por si fuera poco, no se trata de tener un presupuesto, sino de gestionar el capital más importante, el humano. Elegir correctamente los perfiles de cada empleado, y buscar lo mejor, lo que tampoco es una garantía. No basta pretender lo mejor, hay que definir para qué, si es que alcanza, y si está disponible.

Peláez llegó a Chivas en noviembre de 2019, en un tiempo en el que la pandemia no asomaba, pero sí la urgencia de resultados deportivos. Coincidiría el asunto con la quizás importante en el renglón del negocio —habrá que analizar después los números— pero antideportiva decisión de los dueños del futbol mexicano abolir el descenso en el máximo circuito. Quizás era una preocupación menos para un equipo sin estabilidad sobre el rectángulo verde, mas no en el terreno de las exigencias de los fans.

Tampoco era cuestionable su cartel, luego de una exitosa etapa al frente del archirrival América y de una gestión inconclusa pero muy apreciada por los fans en el Cruz Azul. Casi 50 millones de dólares invirtió Vergara, que no tuvo lo esperado con Luis Fernando Tena y por eso voltearon a ver a Víctor Manuel Vucetich para tomar el mando en la cancha.

Sin embargo, y vale la pena reiterar que es un ejercicio imaginario sin ningún peligro, estimado fan. ¿A quién hubieras puesto si contaras con el dinero y ala oportunidad de decidir?

Habrá que poner en la mesa otras dos preguntas, si fueras el Amaury Vergara de esta película realizada hace dos años:

Si hubieras decidido contratar a un director deportivo, ¿a quién habría sido, que alcanzara, tuviera CV acorde al peso del perfil requerido y estuviera disponible?

¿A qué técnico habrías traído? Conste que en este último apartado hay la ventaja de que no debe ser necesariamente mexicano como sí los jugadores.

Te va un poco de ayuda entre la terna imaginaria de opciones: Para la primera, necesariamente debías pensar en el exitoso Peláez, y para la segunda cuestión en el ‘Rey Midas’ Vucetich, que después de Ignacio Trélles y Manuel Lapuente es el más exitoso de la historia.

En efecto, no es fácil decidir sobre todo si se apuesta el dinero propio.

Sólo una interrogante de tarea para Amaury: ¿por qué no repetir la máxima que se aplica en la cancha cuando se gana un partido? O sea, ¿por qué no dejar lo que se hace bien? En este caso, por qué desprenderse del ‘Pelado’ Almeyda.

Es un asunto que deben meditar los empresarios para perder menos en todo lo que emprendan.

Bueno, y que cada quien haga su rompecabezas como mejor le plazca.

Que los fans trabajen de eso, de fans, porque para eso pagan. #AsíSea

¿Quién es Héctor Quispe?

Periodista y consultor. Dirige CID Consultoría, casa de soluciones en cifras y contenidos enfocados en el fan y su identidad; es MBA en Dirección y Gestión de Entidades Deportivas, por la Universidad Europea de Madrid; tiene la especialidad de Periodismo Deportivo, por el Programa Prensa y Democracia de la Universidad Iberoamericana. Coordina el Diplomado de Periodismo Deportivo Digital en la Escuela Carlos Septién García, y da clases en el de Marketing and Communication for Sports Brands, en la Universidad Anáhuac. Su análisis es consultado por diferentes medios en torno a negocios y deporte: Red Forbes, MedioTiempo, Expansión, El País, Fox News, Telemundo, Foro TV y TUDN, entre otros, además de que funge como Senior Editor en el diario AM de Querétaro desde noviembre de 2020. Es coautor del libro “Cómo hacer Periodismo Deportivo. Una visión Iberoamericana”, y publica esta columna cada jueves en la multiplataforma de Reporte Índigo