El comercio y tránsito peatonal en CDMX es un albur. Negocios que son completamente innecesarios permanecen abiertos, gente pasando enfrente de ti sin importar que sean organilleros, vendedores ambulantes o simples transeúntes que te acosan hasta el cansancio por unas monedas, incluso hasta la puerta o ventana de tu casa.

¿Qué estás haciendo al respecto de esto, Claudia Sheinbaum? ¿Porqué no detienes, sancionas, amonestas o apercibes a miles de ciudadanos que se pasan el semáforo rojo por el arco del triunfo?

Porque dicho sea de paso, el “Cacerolazo” solo llegó para tapar el Sol con un dedo, es RIDÍCULO que solamente el ramo gastronómico sirva comida en el establecimiento hasta las 18:00 horas, ¿y qué de quienes gustamos salir a cenar?

Además, FATAL que sea en la vía pública, impidiendo el libre tránsito en banquetas, donde precisamente, abunda más el ambulantaje… O sea, TODO MAL.

Mientras, CANACINE pide a gritos reaperturar los cines porque la evidencia científica corrobora que, en efecto, las salas son espacios sanitariamente seguros, cosa que hemos sabido desde el día cero de su primer cierre…Y en redes sociales todavía la gente se mofa sarcásticamente de si este es un negocio urgente, pues ¡claro que lo es!

Querido cinéfilo, ¿deseas seguir teniendo contenido en Netflix, Amazon, HBO GO, Disney +, o cualquier otra plataforma en línea? Hazte consciente de que los largometrajes necesitan tener una ruta de exhibición para luego pasar a los streamings, de otra manera, no es un negocio redondo, solo es para estas apps transnacionales.

Luis B. Vargas Gómez, vicepresidente de Latinoamérica de ComScore, publicó en la página de esta empresa líder en medición de audiencias que lo reportado en taquilla en México durante el 2020 descendió a los estrepitosos niveles económicos y de asistencia de ¡hace 20 años!

Además, todas las entidades de la República que exhiben cine presentaron números rojos. ¿Qué más evidencia necesitas, Gobierno Federal y de CDMX para que permitas la reapertura?

Si se está pasando de largo que comercios informales o ambulantes, que supermercados de 24 horas, que negocios prescindibles, además de restaurantes con su raquítico horario abran sus puertas, ¿porqué los cines no?

Refrendo que los dueños de las cadenas nacionales de exhibición fílmica, que realizadores, productores, cineastas y hasta actores, deberíamos hacer un paro nacional y una “Operación palomitas” afuera de Palacio Nacional. Necesitamos recuperar los espacios de proyección.

El entretenimiento es fundamental, el esparcimiento es básico para combatir el estrés. Requerimos de salas para también seguir generando ingresos a estas miles de familias que necesitan seguir adelante en el negocio fílmico, que está en el peor de sus momentos históricos.