En la secretaría de Control Urbano de San Pedro ya se están preparando para revivir el famoso “Año de Hidalgo”.

En la dependencia que encabeza el priista Aldo Decanini andan muy ajetreados con la cascada de permisos de uso de suelo que pretenden otorgar al final de la administración de Mauricio Fernández.

Los desarrolladores no quieren arriesgar sus proyectos con la figura del ombudsman del desarrollo urbano que pretende implementar el alcalde electo Ugo Ruiz.

Entonces los inmobiliarios hacen fila en la oficina de Decanini para aprovechar la “flexibilidad” que siempre ha ofrecido el funcionario municipal para otorgar los permisos de construcción en las zonas residenciales de San Pedro.

Hay que recordar además que a finales de la gestión de Mauricio se pretende aprobar el nuevo Plan de Desarrollo Urbano de San Pedro 2030.

Ojalá que en el nuevo Plan de Desarrollo Urbano no haya una fe de errata, como la que hubo en la administración pasada del panista Fernando Margáin y que terminó con la aprobación del Walmart en Gómez Morín.

DIPUTADO POR UNA DÉCIMA

El día de mañana la Comisión Estatal Electoral realizará el cómputo final de la elección de diputados locales y algunos candidatos tendrán sus velitas prendidas.

En el PAN están definidos los cinco diputados que formarán parte de la próxima legislatura a través del sistema de representación proporcional.

José Luz Garza, Carolina Garza, Héctor Briones, Braulio Martínez y hasta ayer Armando Amaral, son los panistas que pese haber perdido sus distritos, arribarán al Congreso como los mejores perdedores de la contienda electoral.

Sin embargo, en el caso de Armando Amaral, su curul pende literalmente de una… décima porcentual, que es la ventaja que le saca a su compañera Adriana Margarita Garza Gutiérrez.
El cómputo oficial que hará mañana la CEE podría quitarle a Amaral su diputación y entregársela a Garza Gutiérrez.

En el PRI los pluris están definidos: José Maiz, José Juan Guajardo, César Serna, Gustavo Caballero y Daniel Torres Cantú, serán diputados priistas plurinominales.

El croquista Félix Coronado está a un punto porcentual del cetemista Daniel Torres Cantú.

VIVIR DEL PRESUPUESTO

¿Qué consecuencias traería para un dirigente político obtener el 1.2 por ciento de la votación en Nuevo León?

Para la mayoría el despido por supuesto, el escarnio y seguramente el exilio político.

Pero para otros como Ernesto Cerda, dirigente del partido Movimiento Ciudadano, este resultado significa seguir viviendo del presupuesto público.

Hace tres años en la elección, del 2009, la franquicia familiar llamada Convergencia en ese entonces obtuvo 14 mil votos en Nuevo León, es decir, el .8 por ciento de la votación.

Pero el partido no perdió el registro, sino que ese  porcentaje ridículo le permitió a Cerda recibir de la CEE cada año cerca de 211 mil pesos del financiamiento público a los partidos.

El domingo los candidatos de Movimiento Ciudadano lograron el 1.2 por ciento de la votación y Ernesto Cerda ya hace cuentas de lo que recibirá.

¿Por cierto, señor Cerda, sigue habilitando su casa en la colonia Churubusco de Monterrey como sede del partido?