De no atenderse la inseguridad en el sector turístico, México dejará de ser uno de los principales destinos internacionalmente hablando. Es imperdonable que por la violencia que provoca la delincuencia y el crimen organizado pasemos de ser un puntero en referencia turística, a un país de alertas viajeras.

La inseguridad y el crimen organizado no pueden acabar con un sector que deja una importante derrama económica al país. Se necesita, y con urgencia, una estrategia que garantice un turismo seguro.

Recientemente, Canadá emitió una alerta de viaje por violencia en 13 estados de la República Mexicana, advirtiendo a sus connacionales de no visitar el país debido a la presencia del crimen organizado y de la extorsión, por parte de agentes de la policía, a los turistas.

“Los delitos violentos, incluidos homicidios, secuestros, robos de vehículos y extorsiones continúan aumentando año tras año en todo el país en México, incluso en destinos turísticos populares. Sea extremadamente cauteloso si viaja a la Ciudad de México y los municipios circundantes en el Estado de México, donde las tasas de criminalidad han aumentado en los últimos años”, advierte el Gobierno canadiense.

Apenas en junio pasado, Estados Unidos lanzó una alerta de viaje a México por riesgo máximo en 14 entidades debido a la inseguridad y pandemia.

De acuerdo con el Centro de Investigación y Competitividad Turística Anáhuac (Cicotur), la percepción sobre la inseguridad con respecto al trimestre anterior mejoró a nivel nacional y en 24 entidades, mostrando una nueva condición favorable para Los Cabos; no obstante, hay un mayor número de destinos turísticos por encima de la media que siguen teniendo mayor percepción de inseguridad tanto a nivel nacional como internacional.

Tal es el caso de Cuernavaca, Guanajuato, San Luis Potosí, Acapulco, Cancún, Quintana Roo, Guadalajara, Jalisco, Zacatecas, Manzanillo, Colima, Toluca, Estado de México, Oaxaca, entre otros.

Ante ello, el vicepresidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), Alejandro Zozaya, ha dicho que la inseguridad que se vive en México, particularmente, en los destinos turísticos, afecta más al país que la crisis sanitaria por COVID-19, lo que trae como consecuencia un alto costo económico.

Señaló que las alertas de viaje por violencia e inseguridad emitidas por naciones como Estados Unidos, menoscaban la imagen del país en el exterior y, por ende, reducen el turismo.

Alejandro Zozoya ha dicho que la inseguridad se ha convertido en una severa amenaza para la actividad turística y la movilidad interna, especialmente la terrestre, ante el temor de sufrir ataques o asaltos durante los viajes.

“El turismo carretero en México lo hemos perdido. Hemos perdido turismo de calidad desde los Estados Unidos. Tenemos la alerta que nos afecta en la percepción y nos afecta en el turismo de más alta calidad. Hemos perdido mucho grupo de incentivos y de convenciones de empresas de muy alta calidad que dejan una derrama muy importante. Hemos perdido el mercado de alto nivel, se asusta muy rápido y no han venido”, denunció el empresario.